Música

Cher ¿Quién es esa anciana?

Por:
23 / 06 / 2017

Pocas artistas pueden mantenerse vigentes con el paso de las décadas. Algunas pasan al olvido, mientras unas cuantas pueden deslumbrarnos con cada una de sus reinvenciones. Cher es una de esas.

Terminada la presentación de Cher en los Billboard Music Awards 2017, ingresé a Twitter para leer las reacciones y como muchos “tuiteros” no pude evitar los elogios: Cher, a sus 72 años, sigue siendo una diva.

Pero en medio de la “celebración virtual”, no pasó desapercibida la pregunta que lanzó un joven: “¿Quién es la anciana?, ¿Quién es Cher?”. Otros tuiteros no tardaron en responderle, pero poco le interesaba a él leer los argumentos que le esgrimían explicando quién es Cher. Debo admitir que me molestó bastante que alguien se refiriera a ella como una anciana, y no es que no tenga presente su edad, pero Cher no es una mujer cualquiera, es simplemente Cher.

Pasado el enojo me hice esta pregunta a modo de reflexión: ¿acaso las nuevas generaciones, me refiero a los nacidos después de 2002, no conocen a Cher? La respuesta es no, muchos adolescentes en Latinoamérica poco o nada conocen de Cher, y su música es más del gusto de los adultos contemporáneos y jóvenes entre los 22 y 30 años.

Por eso me di a la terea de buscar más información sobre Cher (y sí, busqué en Google y leí Wikipedia), pero más allá de los datos biográficos que encontré de la cantante y actriz de 72 años, me pregunté quién es Cher para mí.

Para ello debo retornar a 1999, en pleno fin de milenio y cambio de siglo. Andrés Pastrana gobernaba a una Colombia que mantenía las esperanzas de lograr la paz con la guerrilla de las FARC. Vivíamos una fuerte recesión económica gracias a una burbuja inmobiliaria que había explotado y arrasado con el UPAC (Unidad de Poder Adquisitivo Constante) y los sueños de millones de colombianos de tener su casa propia.

Cher y “Believe”

Era febrero de 1999 cuando escuché en La Mega, una reconocida emisora del país, “Believe”. De inmediato me atrapó, no podía dejar de escucharla y me parecían geniales los particulares efectos de voz de Cher. Por aquel entonces internet era incipiente, uno tenía que conectarse a través de la línea telefónica, rogar que nadie marcara el teléfono o fuera a llamar a la casa. A pesar de estas dificultades, y cuando por fin se establecía la conexión, podía buscar variada información sobre Cher en Altavista y Yahoo, los buscadores de la época porque Google aún no existía.

En tanto más información encontraba, más me llamaba la atención Cher. Me parecía genial que una mujer a su edad cantara dance, pero más allá de eso “Believe” se convirtió en un símbolo de algo que sentía. Durante ese tiempo estaba en el proceso de aceptación de mi homosexualidad y esta canción era mi escudo, un mantra que me hacía creer en mí y en el amor. (Qué bella es la adolescencia, lástima que después nos toque comer tanta mierda).

Pero fue gracias a Napster (la plataforma de descargas ilegales de música) que en el 2000 comencé a buscar su música y a escucharla (y también a descargarla “ilegalmente”). Buscaba las letras de las canciones y las cantaba, al tiempo que nacía en mí una gran fascinación por lo que Cher representaba tanto como artista, como también para la industria de la música.

Cher representaba la perseverancia, la reinvención y la constante lucha por ser parte de las nuevas corrientes de la industria musical. Fue esto lo que provocó mi admiración hacia ella como artista, pero también como mujer, una mujer que supo mantenerse en una industria sexista donde las mujeres eran expulsadas una vez dejaban de ser jóvenes y atractivas, fue ella quien generó una ruptura para que dejaran de tratar a las mujeres como pieza de mercadotecnia desechable, así en algunos casos se siga presentando este trato o este problema.

La Cher más clásica

Después de “Believe” quise escuchar sus temas más clásicos y fue así que escuché canciones como “Not Enough Love in the World”, “One by One” o “Walking in Memphis”, compuesta originalmente por Marc Cohn. Pero mi curiosidad me llevó hasta 1987, año en que presentó un álbum con su nombre y que contenía clásicos como “We All Sleep Alone” y “I Found Someone”, los cuales llamaron mi atención.

Los sonidos de estas canciones de los ochenta eran para mí algo nuevo, diferente a lo que se escuchaba a inicios de los 2000. Era atractivo escuchar esa música y tratar de verme en 1987, imaginándome cómo sería haberla vivido en aquellos años. Fue ese sentimiento de añoranza lo que despertó mi interés por estas canciones.

Creo que hay artistas que marcan hitos y Cher, desde la música disco, el pop y el dance, lo hizo, siendo en algunos casos una apuesta arriesgada por tratarse de tendencias más de un público juvenil, pero ese riesgo le retribuyó ser una cantante que se mantiene vigente con los años.

Podría continuar hablando de la Cher cantante, de sus presentaciones con The Jackson 5, Tina Turner o David Bowie para su show televisivo, pero esta columna se quedaría corta y le haría competencia a Wikipedia.

Cher en el cine y la televisión

Al tiempo que escuchaba sus canciones, surgió en mí un interés por verla actuar, así que me propuse ver Moonstruck  (1987), por la que ganó el Globo de Oro y el Oscar a Mejor Actriz. Debo admitir que no fue fácil conseguir la película, pero gracias a Blockbuster Video la pude ver y mi fascinación por ella continuó. Su actuación como una viuda italo-americana, que termina flechada del hermano de su actual prometido, pero se niega a admitir el amor que hay entre ambos, desencadena diferentes sucesos que alimentan a esta comedia romántica, la cual se convirtió en una de las películas más vistas en su año de estreno.

Como actriz ha participado en 15 películas, aunque también incursionó en la televisión, siendo muy recordado en la cultura estadounidense el programa que grabó junto a su entonces esposo, Sonny Bono, The Sonny & Cher Comedy Hour, el cual fue transmitido entre 1971 a 1974, para luego dar paso a The Cher Show en 1975 y regresando nuevamente con Sonny de 1976 a 1977, año que termino el show con el que dio sus primeros pasos en el mundo del espectáculo.

Mi definición de Cher

Es la historia de Cher, y su extensa trayectoria artística, la que me ayudó a comprender que no importa quién eres, cuántos años tienes, qué raza o preferencia sexual tienes, lo que realmente determina quiénes somos es nuestra perseverancia.

Cher, junto con otros artistas como Madonna,  Prince, Kylie Minogue, entre otros fueron un escudo durante mi adolescencia. Mientras para muchos su defensa era el rock, el punk o el metal, para mí lo eran las divas de la música pop, las que me daban fuerzas para soportar una sociedad llena de odio y prejuicios.

Cher no importa lo que haga, ella seguirá siendo un referente cultural y de la industria pop. Es una mujer que durante 50 años de vida artística no ha dejado de asombrarnos con su facilidad de transformarse, de seguir la corriente de la industria pero siempre poniéndole su propio sello.

En conclusión, Cher es CHER, la mujer que se atrevió en los 90 a romper el estereotipo de las artistas jóvenes. Gracias a ella otras mujeres se han atrevido a mantenerse dentro de la industria, y en muchos casos han tenido mejores resultados que las nuevas cantantes que se producen cada año. Larga vida a  Cher.