Música

Cinco hijos del Rock y una Alianza para sacudir a Medellín

Por:
22 / 10 / 2017

Laterales Magazine estuvo presente en el primer concierto de Alianza Rock Medellín, iniciativa que busca consolidar la escena rock en la ciudad.

Ni el agobiante bochorno que hizo el domingo 24 de septiembre fue un impedimento para que las paredes del Teatro Matacandelas, en el centro de Medellín, vibraran al ritmo del rock.

Allí, desde las 4:00 p.m., — y con entrada para todo público, incluyendo a menores de edad — se realizó el primer concierto de Alianza Rock Medellín, cuyo cartel incluyó a cinco agrupaciones locales que mantienen viva la potencia del género: RockAzul, Hasta El Fondo, Dead Country Brothers, Coda y La Volqueta Espacial.

Más que una tardeada rockera, ésta fue una oportunidad para conocer y escuchar al nuevo rock que se hace en estas montañas sobrepobladas y contaminadas. Y vaya que dio la talla, porque los asistentes (que llenaron el Teatro) no dejaron de bailar las canciones ni de mover sus cabezas o alzar los puños al aire. Hasta un niño se unió al frenesí y bastante saltó por cuenta de los grupos que estuvieron en tarima.

Horas antes del concierto, y después de hacer la debida prueba de sonido, tres músicos integrantes de Alianza Rock Medellín (Juan Carlos Riveros de Dead Country Brothers, Jorge Ceballos de Hasta El Fondo y Óscar Mora de Coda) conversaron con Laterales Magazine sobre esta iniciativa, así como de los planes que tienen para difundir el trabajo de las agrupaciones y fortalecer a una escena que, aunque diversa y autentica, debe sortear algunos retos.

El Matacandelas antes del concierto. A la derecha venta de merchandising de las bandas. Foto de: José Rojo.

¿Cómo surgió y qué es Alianza Rock Medellín?

Por esas complicidades del destino que a veces resulta difícil de explicar, las cinco agrupaciones que se presentaron en el Matacandelas habían coincidido meses antes en una de las audiciones para el Festival Altavoz.
Luego de tener un momento de esparcimiento y conversar de sus proyectos musicales, quedó entre todas la sensación de que hacía falta unir fuerzas para que su música, aparte de darse a conocer en otros escenarios, captara a más público del que ya tenían. Fue así que días después se contactaron nuevamente y la idea de formar una alianza empezaba a concretarse.

“Acá todos los músicos nos conocemos, pero poco trabajamos juntos. Entonces eso fue de contactar: ‘Hey, vamos a hacer un evento’, y el otro: ‘sí, pero no hagamos un evento, sino varios’. Y el otro: ‘Hey, ¿qué tal si le apuntamos a hacer como una gira en pueblos?’. Empezó a crecer exponencialmente ya con la idea de todos y así fue sucediendo”, recordó Juan Carlos Riveros, vocalista y guitarrista de Dead Country Brothers.

La falta de trabajo en equipo no sólo es el reto más grande a afrontar, sino también la competencia que hay entre los mismos músicos por destacarse en una escena que aún es incipiente. Ante tanto clima competitivo, propiciado por la industria musical, la mejor alternativa entonces era compartir experiencias, saberes y anhelos.

“La industria nos ha llevado a competir entre nosotros mismos, somos muy amigos todos, pero tenemos esa falsa sensación de querer estar a la vanguardia pero cada uno por su lado. Es muy difícil a veces lograr la unión porque ha habido una industria que ha estado haciéndonos competir en vez de compartir. ¿Qué estamos haciendo nosotros? Intentando hacer eso, compartir entre nosotros, conocernos como bandas, crear mucho más público del que tenemos pues cada uno tiene un público específico y está muy bien, pero los que conocían a Dead Country Brothers no conocían a Coda. O viceversa. Entonces la idea es esa, unirlos a todos”, explicó Óscar Mora, vocalista de Coda.

Juan Carlos Riveros (izq) y Óscar Mora (der) hablando sobre Alianza Rock Medellín. Foto de José Rojo.

Superados estos retos, RockAzul, Hasta El Fondo, Dead Country Brothers, Coda y La Volqueta Espacial formaron Alianza Rock Medellín, que más que una agremiación propiamente dicha, surgió como un espacio de autogestión con el que estas agrupaciones pretenden, además de fortalecer a la escena, crear la consciencia entre los músicos y el público de apoyarla, sentirla y vivirla.

“Es el apoyo total al rock local. Un apoyo que va desde comprar merchandising, estar en los conciertos, consumir la banda, hasta nosotros mismos consumir las bandas de nuestros propios amigos. El último CD que yo compré fue de Unos Vagabundos, me parece una excelente banda de acá de Medellín y bacano apostarle a eso, y que nos unamos no solo a hacerlo por aparte, sino también a estar todos juntos”, comentó Jorge Ceballos, baterista de Hasta El Fondo.

Tanto él como Juan Carlos, Óscar y sus demás compañeros, son músicos de trayectoria y han pasado por diferentes agrupaciones aparte de las que integran hoy en día. De ahí que musicalmente esta Alianza, así suene redudante, le apueste al rock puro y pesado, distinto a ese “rocksito pa’ comer alita picante” del que se burló Jorge Ceballos con su particular voz.

“A mí no me gusta ese rocksito entre comillas que se tomó a la ciudad, que todo es muy suavecito, rocksito pa’ comer alita picante los jueves (…) Y acá veo a bandas con ovarios, con güevas, con cojones. Bandas con actitud, bandas que le apuestan a un rock con potencia, con concepto como en el caso de Dead Country Brothers; conceptos que aquí en la ciudad son difíciles de vender y de que se acepten porque Medellín es una ciudad muy conservadora, le gusta lo mismo, le gusta la hamburguesa gourmet con rocksito y cervecita”.

Aun así, lo que distingue a las bandas que conforman esta alianza es precisamente su sonido refrescante y diverso, fruto de variadas influencias. Tal es el caso de Hasta El Fondo, que según Ceballos, le apuesta “a un rock más fuerte, pero es porque tenemos muchas influencias del metal, del punk y del hardcore”; o Dead Country Brothers, una banda que “sabe a carretera. Nosotros lo describimos como el sabor nostálgico del blues, ese toque a carretera del country y la fuerza del rock & roll”, explicó Riveros.

Antes de las 4:00 p.m. el Matacandelas comenzó a llenarse de gente. Los primeros en llegar buscaron buenos lugares para disfrutar el concierto. Foto de José Rojo.

¿Están abiertas las puertas a otras bandas?

A la pregunta de si las puertas en Alianza Rock Medellín estarán abiertas a otras bandas que quieran sumarse a su esfuerzo de fortalecer escena, Juan Carlos Riveros dijo que no se cierran a que eso pase, pero es muy claro al señalar que quienes vayan a hacerlo “sean bandas comprometidas, no sea una banda de ‘ay, yo quiero ir a tocar y ya’. No, una banda que le esté apostando fuerte”. “En la medida que esto funcione, porque esto es un experimento, ya se puede replicar a otras escalas”.

Al respecto, Óscar Mora agregó que “todos son bienvenidos”, pero precisa que en este momento sería “desorganizado e irresponsable” abrir convocatorias a nuevas bandas porque “la idea es hacer algo muy organizado, muy responsable con el público, con las bandas, [para] no llegar a indisponer a la gente ni a decepcionarla de alguna manera”. “Primero nos organizamos y ahí sí abiertas las puertas para todos”.

Por ahora, Alianza Rock Medellín ya cuenta con el apoyo de marcas y medios de comunicación, algo importante para su sostenibilidad y difusión, así como para su permanencia en el tiempo.

Próximo concierto y planes a futuro

Al 9 de noviembre del presente año hay que resaltarlo en el calendario, ya que para esa fecha está programado el segundo concierto de Alianza Rock Medellín, que se realizará en La Pascasia desde las 8:00 p.m. con un costo de $20.000 la preventa y $25.000 el día del evento. El cartel de la noche lo conforman Hasta El Fondo, Dead Country Brothers, La Volqueta Espacial, Rockazul y Metropolitan, agrupación que se suma a la Alianza con su Indie Rock enérgico y a la vez sofisticado.

Aparte del concierto en La Pascasia, la Alianza tiene planeado irse de gira por algunos municipios de Antioquia y presentarse junto a agrupaciones invitadas. Incluso están en la mira otros escenarios aparte de teatros y centros culturales, donde su descarga rockera podría ser recibida con total espontaneidad y vitalidad: los colegios e instituciones educativas.

Rockazul, agrupación que abrió el concierto de Alianza Rock Medellín. Foto de José Rojo.

Sí, a estos lugares ignorados por muchos músicos y hasta por buena parte de la misma escena quiere llegar para seducir a los más jóvenes a que escuchen y consuman rock, porque son precisamente ellos los que a futuro podrán mantener viva la llama de esta música.

“¿Cuándo aprendieron todos ustedes a amar el rock? ¡De pelaos! ¿Cuándo aprendimos todos a amar el rock? Haciendo loguitos en el cuaderno en once.  ¿Y qué pasaba? Teníamos acceso a los conciertos, podíamos ir a un toque. Ahora no. Entonces esa escena se perdió, se fue quedando, y murió de cierta manera. ¿Qué pasa con Alianza Rock? Estamos creando escena rock, estamos diciendo: ‘aquí sí hay rockeros’ (…) Y hay pelaos en los colegios con ganas de ver bandas, con ganas de estar en conciertos, de soyárcela, poguear, saltar, y Alianza Rock está permitiendo esos espacios”, aseguró Jorge Ceballos.

Muchos espacios se abrirán a esta propuesta y seguramente más bandas y público se les sumarán. Eso es lo que visionan y les da fuerzas para seguir haciendo y mostrando su música, pero sobre todo para continuar con la quijotesca labor de formar escena en Medellín, más en un circuito undeground donde priman la autogestión, la creatividad y la perseverancia.

“Si bien la escena no es fácil, no estamos en un medio fácil, hay que entender la industria y que uno es un artista underground, y como artista underground las lógicas del mercado son distintas y hay que saber tomar su rol y la responsabilidad del músico frente a eso. Obviamente también está la respuesta del público y eso no depende de uno, pero sí depende en parte de uno llegar a ese público”, aseveró Juan Carlos, al tiempo que recalcó en que más que tocar canciones lo que debe hacer una banda es generar experiencias:

“Por ejemplo, y esto pasa mucho: alguien va a un bar, ve una banda y dice: ‘sí, la banda está bacana’. Pero si vos creás una experiencia lo suficientemente brutal y chimba, la gente [a lo mejor] diga: ‘¡Jueputa, yo tengo que volver al toque de este man! ¿Cuándo volverá a tocar?’. Esa es una pregunta que uno se tiene que hacer como músico. Si uno no se preocupa por crear con su banda ese tipo de experiencias, lo suficientemente fuertes y contundentes para que la gente te escuche una, dos o tres veces, es que vos estás haciendo algo mal como artista”.

Hasta el Fondo presentación concierto Alianza rock

Hasta EL Fondo y todo su poderío en la tarima del Matacandelas. Foto de José Rojo.

El llamado a tomar iniciativa, salirse de los moldes y seducir al público ahí está, ya depende de otros músicos si quieren aplicarlo a su carrera. Para Alianza Rock Medellín está más que claro, de ahí que Óscar haya agregado estas palabras, que no son más que una invitación a que otros se unan en su causa:
“Con Alianza qué queremos mostrar: que sí se puede, que se puede hacer escena, que se puede crear público, que podemos acceder, que podemos escuchar nuevas canciones de rock paisa, colombiano y sudamericano. Es como decía Riveros: se quejan a veces mucho y no se pasa de ahí. Es en las redes sociales: ‘Pero no hay escena, pero por qué todo gratis, pero no sé qué, pero no sé cuántas’. Hay que hacerlo y nosotros ya tomamos la decisión, ya empezamos y los estamos invitando a que nos sigan”.

Descarga rockera

Luego de conversar con Laterales Magazine Juan Carlos, Jorge y Óscar se fueron con sus respectivas bandas para ultimar los detalles del concierto y una vez en tarima no sólo electrizaron a la rockera concurrencia con su descarga, sino que también demostraron de qué están hechas.

Rockazul fue pura contundencia escénica y sonora. La fuerza en la voz y actitud enérgica de Laura Azul, al igual que el sonido aguerrido logrado por sus compañeros de grupo, fueron suficientes para sacudir la cabeza como si el mundo no se fuera a acabar. Algo similar pasó con Hasta El Fondo, que por poco casi provoca en muchos una sobredosis de adrenalina. Además de su poderoso Fuck n’ Roll, esta banda se destacó por la interacción que tuvo con el público y el arrojo de su vocalista, David “Santo” Mejía, todo un alucinante frontman cuyos gestos y movimientos rebosantes de energía dieron la sensación de estar en un ritual subterráneo.

La temperatura en el Matacandelas aumentó considerablemente, algunas frentes no dejaron de sudar y los Dead Country Brothers se subieron a la tarima para transportar a más de uno a una carretera en la que corren a sus anchas motos de alto cilindraje y hay una sola taberna a donde van a parar las almas tristes. Con un vestuario y una escenografía acordes a su nostálgico country (señales y luces ferroviarias, el logo del grupo en madera y con bombillas encendidas) los DCB interpretaron lo más selecto de su repertorio, aunque el sonido fue bastante rebelde con ellos e hizo tantos estragos como una tormenta de arena. Aun así se las arreglaron para que el show continuara y hasta ánimos tuvieron para hacer una colaboración con Laura Azul y Luis García Blair, guitarrista de Hasta El Fondo.

Dead Country Brothers (DCB) concierto Alianza Rock

Los DCB con su country de carretera. Foto de José Rojo.

El viaje siguió con Coda, hard rock sin adornos y canciones desafiantes que hicieron agitar los puños y bailar a grandes y chicos, como a un niño que mientras los escuchaba no paró de tocar una guitarra invisible. Si bien les hizo falta un vestuario o un escenario igual de aguerrido que su música, este cuarteto rugió cual pantera en plena selva y de su público recibió aplausos, al punto de que tuvo que tocar una canción adicional para complacer tanto entusiasmo.

Coda concierto Alianza Rock

Coda dando su descarga de hard rock. Foto de José Rojo.

La Volqueta Espacial estuvo encargada de cerrar la noche y lo hizo con altura. Su grunge evocó a los difíciles y bellos noventas, produciendo un corolario de sensaciones que iba desde el éxtasis hasta la melancolía. A pesar del trajín de concierto, fue imposible ignorar a esta banda y sin necesidad de aditamento alguno su sonido empezó bastante brioso, para luego tornarse introspectivo y al final volver a su original furia.

La Volqueta Espacial concierto Alianza Rock

La Volqueta Espacial en acción. Foto de José Rojo.

Antes de que las luces y la música se apagaran, todas las bandas, junto a María Carolina Dávila, vocalista de Metropolitan, se unieron para interpretar unos poderosos covers de “Enter Sandman” de Metallica y “Rock & Roll” de Led Zeppellin. Sin duda un homenaje al rock en mayúsculas y qué mejor que una All Stars del rock local para volver a saltar hasta que los pies no dieran a más, para al final quedar con la satisfacción de haber estado en un concierto donde la música fue libertad.