Filbo

Cocina erótica: sintiendo los deseos en la FILBo 2018

Por:
2 / 05 / 2018

El libro de la escritora venezolana Maruja Dagnino, Los alimentos del deseo, fue el protagonista de su charla, en la que también participaron el chef Leandro Carvajal y el periodista Mauricio Silva.

La gastronomía nos permite despertar nuestras pasiones, mientras que los sentidos eróticos son estimulados gracias a los alimentos con componentes afrodisíacos. Ese es el tema que trata Maruja Dagnino en su libro, cuya intención de enseñar parte de la historia de los alimentos y su relación con el erotismo se vio reflejada en esta charla que estuvo acompañada de la sazón culinaria del chef Leandro Carvajal, quien le permitió a los asistentes experimentar de primera mano el deleite de alimentos como el cordero, la trufa y el vino.

La preparación de unos rollitos de arroz rellenos de cordero, bañados en salsa de cardamomo y trufa, fue la entrada que tuvieron los espectadores para vivir la pasión a través de su olfato, vista y tacto. El olor de las cebollas friéndose, la ensalada adornada de vegetales con colores vivos, la textura de los quesos y la suavidad de la carne de cordero favorecieron la inmersión de los espectadores en el conversatorio, mientras Maruja explicaba el significado de estos alimentos afrodisíacos y su origen en la memoria colectiva de la sociedad.

Maruja Dagnino

Charla de Maruja Dagnino. Fotografía de Juan Camilo Suárez

“El cordero representa el sacrificio y posee un alto nivel de misticismo tanto en la religión, como en la mitología con el macho cabrío. Esto simboliza una relación antropofágica que nos permite ver en el sacrificio un acto sexual”, dijo Maruja sobre la relación entre la comida y la sexualidad, mientras los asistentes se convertían en comensales de una exquisita degustación del plato que, durante la charla, estuvo preparando Leandro.

Así mismo, descifró otros alimentos afrodisíacos como el vino (que representa la entrega de la sangre), la nuez moscada (que otorga euforia y virilidad) y la trufa (tentación al placer); y explicó cómo la muerte puede ser un elemento erótico. “Cocinar alimentos peligrosos, como el pez globo, pone la vida del comensal en las manos del chef; no hay nada más erótico que poner tu vida en las manos del cocinero”.

Tras desenvolverse en este ambiente pasional, y para concluir el evento, los invitados y asistentes felicitaron a Maruja por su cumpleaños. Al final, declaró que, como venezolana, quería mostrar con su libro otra cara de Venezuela, ya que la producción del mismo se realizó en su país natal.

 

 

** Este artículo fue escrito por  Juan Camilo Suárez y Luis Cañon.

***Este texto fue elaborado por el equipo de comunicaciones de la FILBo 2018, reproducimos este articulo bajo la autorización del autor. Todos los derechos de reproducción y difusión son de la FILBo.