El anfitrión fantasma

«Mi madre me lleva hasta él y me sienta frente a los ancianos, luego me mira como sólo ella sabe hacerlo y me dice: —Ya sabes bien lo que hay que hacer.»