Fiesta del libro

La poesía secreta de la literatura infantil

Por:
16 / 09 / 2018

Tres autores de literatura infantil, desde su quehacer, hablaron sobre la poética que subyace en los libros infantiles.

Hay que cautivar. Desde la primera línea del libro es necesario atrapar a ese lector para que quiera entrar en el mundo mágico de una historia. Según la mexicana María Baranda, el español Pep Molist y la colombiana Irene Vasco, eso es lo más importante cuando se escribe poesía, no importa si es en un libro para niños, para adultos o en un simple pedazo de papel.

En el marco del Salón del Libro Infantil y Juvenil, los tres escritores se encontraron en la charla Poéticas de un libro infantil para develar sus secretos y compartir las estrategias que emplean a la hora de crear una historia para niños, sea en un poema o en un relato. Cada uno de estos autores invitados a la 12.ª Fiesta del Libro y la Cultura, tiene métodos singulares, obsesiones propias, temas que prefieren explorar en sus obras, pero una idea que comparten y defienden es que lo más importante es saber cómo abrirle camino a un libro para que llegue a las manos de los lectores.

Irene Vasco es una promotora de lectura apasionada, que cruza los rincones más apartados del país en chalupa, moto o cualquier otro medio de transporte con tal de llegar a comunidades que la reciben con emoción, porque saben que llega con historias. Ella juega, saca su varita mágica para construir un lenguaje común, alrededor de la imaginación. “Los libros siempre salvan las situaciones”, aseguró, ya que sin importar cuan grandes o dispersos sean los grupos, un buen cuento siempre tendrá el poder de captar la atención de todos.

En el trabajo de Irene no existen fronteras ni divisiones, en las comunidades donde trabaja, desde los niños hasta los ancianos disfrutan al escucharla. Acerca de esto, Pep Molist, escritor de libros infantiles, bibliotecario y crítico literario catalán, afirmó que “a veces ver la clasificación infantil en un libro nos tira para atrás, sentimos que no es para nosotros (…) pero lo que significa es que hay mayor intención de decir las cosas”. Para el escritor de Lágrimas de cocodrilo y Las historias de la vaca Plis Place, la literatura infantil se explica con más detalle, se esfuerza por hablar con mayor precisión y tiene la capacidad de mantener interesado al lector hasta el final.

En la conversación, los tres autores hablaron sobre su recorrido, contaron sus experiencias entendiendo que en los libros se juega con el lenguaje, se expresan los latidos del corazón, se imprimen las raíces y se permite que el lector termine las frases con sus propias memorias. Y hablando en estos términos, reconocieron en la poesía un método infalible para conectar el libro con el lector y para curarse de la dura realidad a la que puede enfrentarse cada uno.

La escritora mexicana María Baranda cerró la discusión de forma contundente. Sus obras para niños están atravesadas por la poesía y es un rasgo común que encuentra en el universo de la literatura infantil. Para ella, la poesía no tiene tiempo ni espacio, posee el ritmo perfecto para contar historias y llevar a los lectores a vivir experiencias magníficas. Es imprescindible para todas las culturas, añadió, y convencida de este hecho concluyó: “Hay pueblos sin prosa, pero ninguno sin poesía”.

*Este artículo fue elaborado por el Equipo de Comunicaciones de la Fiesta del Libro y la Cultura. Reproducimos este artículo bajo su autorización. Todos los derechos de reproducción y difusión son de la Fiesta del Libro y la Cultura.