fbpx
Literatura

Un misterio llamado Madremonte

12 / 01 / 2020

Lo que en principio es un lugar idílico se convierte en uno lleno de tensión. De eso trata Madremonte novela de Carlos Aguirre, publicada por Hilo de Plata Editores.

Para nadie es un secreto que las novelas de misterio y de terror han venido ganando seguidores. Con este escenario comienzan a emerger más escritores que llegan a proponer nuevas historias, como Madremonte del escritor colombiano Carlos Aguirre. Filólogo Hispanista de la Universidad de Antioquia, ya ha publicado cuentos en tres antologías del Taller de Escritores de la Biblioteca Pública Piloto de Medellín, Colombia.

Madremonte es una novela que transcurre en una casa ubicada en el área rural de Medellín, a la que se mudan Guzmán y Cynthia, sus protagonistas, buscando la tranquilidad que da estar rodeados de bosque. Sin embargo, desde el momento de la mudanza comienzan a transcurrir diferentes eventos que se van concatenando para llevarnos a conocer, en cada capítulo, las historias que ambos guardan en su interior desde la infancia. Nos encontramos entonces con un inicio tranquilo: la búsqueda del lugar idílico que se va transformando en un lugar amenazante y va sacando los temores de los protagonistas.

La misteriosa casa a la que llegan guarda en una de sus paredes un mural creado por la “humedad”, entre otras cosas imposible de controlar; la extraña figura que se va formando en la superficie genera temor y envuelve en un mayor misterio los acontecimientos alrededor de la casa. Este primer suceso logra intrigar al lector sobre qué acontece en un espacio que parece estar vivo, al que, sin embargo, los protagonistas se acostumbran poco a poco, aunque no dejan de sentir que hay algo poco común en la casa.

Así mismo, Guzmán y Cynthia nos llevan por diferentes momentos, tales como sus historias de adolescencia, la pérdida de sus mascotas, los pleitos familiares del pasado. Presentándose en principio como una pareja sencilla que comparte su encanto por la naturaleza y los atardeceres vistos desde la terraza de su nueva casa, y dueña del gato Ónix, que llega a sus vidas en una noche tormentosa y que Guzmán lo ve como una señal de tiempos mejores. Además, hay personajes enigmáticos que provocan temor, como el vagabundo Juan que habita en la última casa cerca de la montaña.

Con el transcurso de la novela uno siente cierta simpatía por los personajes; es más, en mi caso logró simpatizarme el vagabundo, quien será el encargado de disparar los miedos y temores de Guzmán hacía la seguridad de Cynthia. Juan es el antagonista que termina siendo un mensajero de la destrucción del paraíso, y a decir verdad, me sorprendió el rol tan bien desarrollado que logra darle el escritor a él y los demás personajes.

Madremonte es un libro con una historia muy bien narrada, que logra atraparte y hacerte convivir con Guzmán y Cynthia, reconocer sus historias, sus miedos, sus momentos más oscuros, buscar explicación a lo inexplicable. En lo personal solo hubo un pequeño detalle que, de haberse mejorado, habría logrado subirle aún más el nivel a este libro de Hilo de Plata Editores, y es que sus ilustraciones interiores no logran hacerle justicia a la maravillosa narración. Más allá de servir de apoyo, creo que no logran generar el mismo impacto que el texto, caso contrario de la ilustración de portada que de inmediato hace que quieras tener el libro. Así que si esperas encontrar ilustraciones similares dentro del mismo debo informarte que no, pero sí encontrarás una maravillosa historia que te llevará por diferentes momentos,  dejándote al final con el aliento cortado y con ansias de más.

Este libro logra despertarnos del letargo mafioso de la literatura de Medellín, que nos ha inundado desde los 90 hasta la actualidad; un ejercicio maravilloso de mostrar que los escritores de la ciudad han comenzado a dirigir sus plumas (o teclados) a otras historias, a otros mundos. Sin desligarnos totalmente de nuestra cotidianidad, Carlos Aguirre logra contar una historia sin necesidad de recurrir a la formula del mafioso o la prepago (prostituta) para llamar la atención del lector. Es, sin duda, un libro que hay que leer y que sin duda abrirá nuevas formas de narrarnos como ciudad.