fbpx
Cocina Como Acción Social

Mucho Colombia, una apuesta por el consumo local y sostenible

8 / 07 / 2020

Mucho Colombia aplicación colombiana que promueve el consumo de productos locales y aboga por nuevos hábitos de consumo más amigables con el territorio.

Resaltar la riqueza gastronómica de Colombia, trabajar de la mano de productores locales pagándoles un precio justo por sus productos y fomentar el consumo responsable, la soberanía alimentaria y el desarrollo sostenible, son algunos de los objetivos de Mucho Colombia, una aplicación que ofrece productos colombianos de excelente calidad y sin intermediarios.

Creada en 2018 por Juliana Zarate y un grupo de jóvenes apasionados por la gastronomía colombiana, esta app funciona de manera personalizada y, según el usuario (quien escoge previamente el plato de su preferencia), ofrecen a la venta kits de alimentos con ingredientes netamente locales para prepararlos en casa.

En sus dos años de funcionamiento, Mucho Colombia ha crecido considerablemente, al tiempo que ha promovido el acceso a la buena comida y reivindicado a los productores locales, buscando alternativas de desarrollo para sus comunidades.

Recientemente realizó la campaña Mucho Solidario, que consistió en repartir mercados a diferentes familias en Medellín, Cartagena y otras ciudades colombianas afectadas por la cuarentena decretada por el Gobierno Nacional para evitar la propagación del COVID-19.

Alejandro Osses, fotógrafo gastronómico y miembro del equipo de trabajo de Mucho Colombia, habló con Laterales Magazine a propósito de su participación en el Foro Cocina Como Acción Social, que se realizará hasta el 11 de julio y donde tendrá una charla junto a Juliana Zarate para hablar de este proyecto que, en tiempos de crisis, busca que todos podamos disfrutar de la buena comida.

La charla se realizará hoy a las 4:00 p.m. en el Facebook de la Red de Casas de Cultura de Medellín (RedCATUL) y será moderada por la periodista gastronómica Claudia Arias.

Alejandro Osses, fotógrafo de Mucho Colombia

Alejandro Osses, fotógrafo de Mucho Colombia. Cortesia

¿Cómo surgió Mucho Colombia y qué los motivó a crear esta aplicación?

Para entender por qué empieza Mucho Colombia, tenemos que irnos un poco atrás porque en Inglaterra se creó una aplicación llamada Get Mucho, que la fundó Juliana Zarate con Shanshan Xu, su socia. Cuando yo viví en Londres, trabajé con ellas en la parte de fotografía e hicimos unos lineamientos de foto e imagen interesantes, pero me devolví a Colombia y acá empecé a trabajar con productores, a investigar, a conocer el país, me metí solamente en la parte de cultura gastronómica. A Juliana y al esposo los trasladaron a Colombia y pensamos que era la oportunidad perfecta para crear consciencia en la comida, en los productores, en los consumidores, y desde ahí empezamos a crear Mucho Colombia con Carmen [Posada], Juliana y yo; yo en la parte de imagen, Carmen en la parte de sostenibilidad y Juliana en la parte más organizacional-gerencial del proyecto.

Uno de los grandes problemas en Colombia es la falta de infraestructura en las regiones más apartadas, lo que ha impedido la llegada de diversos productos a nuestras plazas y mesas. ¿Cómo han logrado lidiar con ello al momento de distribuir los productos y convertir semejante problema en una oportunidad?

Las carreteras son pésimas y hay muy pocas que son buenas. Pero no es sólo la infraestructura, sino el apoyo que tienen los productores, que es mínimo, en la comercialización de su producto. Por ejemplo, como lo decía García Márquez, hasta hace muchos años en el Chocó no hay carreteras para uno empezar a conectarse, entonces sigue igual y por avión es un tema de logística gigantesco, un tema de esfuerzo y de tener aliados. Creo que hace falta muchísimo porque hay muchas partes donde el transporte es imposible y muchas veces se va el costo en el transporte, es un problema gigante. Nosotros hemos podido lidiar haciendo alianzas con transportadores, sacando buenos precios por aviones, hablando directamente con capitanes, pero siempre el dolor de cabeza es la logística y el transporte. Poco a poco se va desenmarañando ese tema, pero sigue siendo uno de los principales problemas de Mucho y del transporte de alimentos en general.

Ustedes trabajan con productores locales ¿cómo es su relación con ellos y el territorio donde viven y trabajan? Además de comprarles a un precio justo sus productos, ¿con qué otras iniciativas los apoyan?

Con los productores uno tiene que tener un tacto, una franqueza y una honestidad gigante, porque muchas veces han sido sometidos al engaño, a estafas, mentiras y plata fácil. Entonces, nosotros llegar con una oportunidad, hablando honesto, justo y transparente, [pero] sobre todo generando empatía y, más que nada, tratando de generar una amistad con ellos, es fundamental. Generar una relación de verdad directa con los productores para nosotros es de los principales retos que tenemos, personalmente soy muy amigo de muchos productores y de mucha gente con la que hemos trabajado. Entonces siento que, desde ahí, desde la honestidad y la transparencia, y decirles claro todo lo que pasa y toda la cadena para que ellos se sientan confiados, es lo más importante.

Nosotros tratamos de que los productores no sólo nos vendan productos y ya. Por ejemplo, tuvimos la oportunidad de llevar a Octavio, nuestro ingeniero de pesca en Purricha, y a Daisy, que es nuestra pianguera, a un congreso internacional de pesca en Italia; con Aníbal Criollo [cocinero de la Laguna de La Cocha, Nariño] hicimos unas cenas en Mesa Franca [restaurante en Bogotá cuyo menú son platos tradicionales de Colombia con un toque actual]. Tratamos de vincularlos al proyecto, a las señoras queremos traerlas para que cocinen y hagan un intercambio de conocimientos con los restaurantes. Tratamos de que ellos tengan una oportunidad de salir de donde están para que conozcan otras maneras de trabajar y de vivir, y aparte, en el territorio, siempre estamos en un apoyo constante en el tema administrativo y organizacional. Saben que estamos dispuestos a ayudarlos en todo este tema.

A un país se le conoce por su cocina, por sus ingredientes y preparaciones ¿con qué Colombia se han encontrado desde que fue creada la aplicación? ¿aún hay muchos tesoros culinarios por descubrir?

Siento que en el tema de gastronomía sabemos muy poco de nuestro país, de nuestra cultura gastronómica. Si bien sabemos qué es la cultura mexicana o francesa, sabemos muy poco de nuestra cultura; el Pacífico está súper apartado en este tema, siendo, para mí, uno de los mejores destinos gastronómicos del mundo y la comida colombiana de las mejores del mundo. Tenemos una región de resistencia como la de Nariño, una región escondida en Boyacá también súper fuerte gastronómicamente, entonces siento que el hecho de que las hemos encontrado es porque hemos querido investigar. Si bien no se podía por la guerra, siento que ahora es una oportunidad para que todos los cocineros puedan hacerlo y estar interesados. La comida bogotana, por ejemplo, es una comida riquísima en muchas recetas y preparaciones, pero está totalmente olvidada. Igual en Antioquia, en la Costa, porque la comida de toda la región del Sinú y la Guajira, es un tema para explorar. Falta muchísimo y tenemos que seguir dándole con toda para poder seguir encontrando estos sabores increíbles.

En momentos donde cobran fuerza la soberanía alimentaria, el desarrollo sostenible, el respeto por el medio ambiente, el comercio justo y el rescate de nuestra gastronomía, ¿cómo Mucho Colombia le ha apostado a estos temas y contribuido a los mismos?

Nosotros, siempre que llegamos a una comunidad o un territorio, antes de empezar a prometerles que les vamos a comprar, que les vamos a vender o que van ganar plata, analizamos la parte social y cómo viven ellos. Siempre tratamos de que entiendan que antes de vender su producto, tienen que tener su alimentación y soberanía alimentaria. Muchas veces nos hemos dado cuenta que, por ejemplo, venden todo el pescado que sacan en el Pacífico y compran atún enlatado. Es una ironía ridícula y lo que les hacemos ver, y tratamos de apoyarlos, es que, si no necesitan plata para comer, pueden ahorrar y generar ingresos vendiendo lo que les sobra, pero siempre teniendo la soberanía alimentaria como principal elemento; no la comercialización como principal fuente de ingreso, sino que la fuente de ingreso sea no gastar plata y tener su producto a la mano. Tratamos de recalcarles este tema a las comunidades y los productores.

Recientemente ustedes realizaron la campaña Mucho Mercado Solidario, que consistió en repartir mercados a personas y familias afectadas por la cuarentena. Háblennos de esta campaña y de las experiencias que les dejó

Como bien lo hablamos con Juliana y Carmen, Mucho Solidario nace de la necesidad de ayudar en este momento de pandemia. Pero lo que les dije, y creo es el valor agregado de todas estas campañas, es que no se vuelvan momentáneas, sino que duren en el tiempo. Siento que es importantísimo poder comprarle productos orgánicos o agroecológicos a un productor, que también tiene problemas por vender su cosecha en este momento, y tratar de hacer una cadena de 360 grados para llevarle ese buen producto a la gente vulnerable que no tiene que comer. Es diferente si les llevas enlatados, aceites y todo eso, a si les llevas un gran producto para que puedan alimentarse y nutrirse bien.

Es una campaña que se va a quedar en Mucho y que ha tenido mucha oportunidad, pues estamos en Cartagena, Medellín. La mejor manera de uno poder aportar es ayudarnos no sólo en los momentos de crisis, sino que de verdad esto se vuelva en la línea del tiempo y sea un elemento fundamental para Mucho.

La aplicación ya lleva dos años funcionando ¿cómo ha sido su evolución y qué planes tiene a futuro? ¿cómo ha sido la acogida por parte del público? ¿qué tendencias de consumo han logrado visualizar desde que está en funcionamiento?

Ahorita arrancamos un nuevo sistema con membresías, es un sistema donde a la persona que es miembro de Mucho y tiene su membresía, le va a salir a costo el producto. Igual las alianzas con los restaurantes. Es una manera mucho más fácil de obtener un buen producto a un costo bajo. Y se vienen muchos proyectos tecnológicos con comunidades, todo el tiempo la idea es innovar y generar más alianzas y proyectos entorno al buen uso del alimento, al buen uso de las prácticas en la pesca y de la tierra. Es empezar a crecer y tener muchos más aliados y productores que empiecen a trabajar con nosotros.

Cada vez que uno cuenta la historia de Mucho y la historia de un productor, la gente se sensibiliza. El problema no es que la gente no quiera ayudar, sino que le queda muy difícil poder hacerlo, no hay mucha información, estamos bombardeados de publicidad, de supermercados, de la palabra “orgánico”, de lo gourmet, de la comida, y muchas veces eso es una distracción. Pero la gente que conoce el proyecto, se enamora y son fieles creyentes, consumidores y usuarios de Mucho Colombia. Eso es de una importancia gigante porque no es sólo generar masa, sino calidad de gente que también se vuelva portadora de la voz de la marca.

Siento que por la pandemia las tendencias van a ser mucho más conscientes. Si bien estamos pensando en comprarles a campesinos, nos está dando ganas de saber un poco más del campo y poder generar una mejor vida al productor. Todavía nos falta muchísimo, es muy pobre, las grandes marcas, supermercados y superficies, que de verdad no les interesa mucho, están liderando masivamente el tema. Pero siento que cada vez la gente se interesa más por lo que come, conoce más y sabe que comer bien implica generar una buena salud y tener un buen ambiente donde se consume.

Este año Mucho Colombia participará por primera vez en el Foro Cocina Como Acción Social ¿cómo será su participación en el foro y qué expectativas tienen con el mismo?

Desde mi parte de investigación y audiovisual, pienso aportar al Foro toda la experiencia que llevo trabajando en estos años, todo el conocimiento que hemos adquirido no sólo en Colombia, sino en el exterior. Soy una persona muy crítica y clara con mis ideales, conozco y estudio, entonces es importante poder transmitir esto para que la gente entienda y mire otra visión, no sólo la visión del cocinero y ya, sino que vean muchas otras visiones que también pueden ser muy importantes para todo lo que es un foro de cocina como tal.