fbpx
Diálogos con la cultura

En medio de la cuarentena por la COVID-19, Eventos del Libro le apuesta a lo virtual

14 / 05 / 2020

Los Eventos del Libro lanzan diferentes propuestas para ayudar al sector editorial y hacer frente a la pandemia por la COVID-19

El mundo sigue en vilo y en una situación nunca vista. Un virus ha arrinconado a la sociedad en sus casas, detenido la economía y llevado al límite a la cultura. La cuarentena decretada en Colombia y en otros países por la COVID-19 parece el guion de cualquier película del fin del mundo norteamericana, pero en esta ocasión la cruda realidad nos ha golpeado a todos de una manera devastadora: los seres humanos nos vemos enfrentados a nuestra simple y finita mortalidad.

Esta enfermedad y el confinamiento dictado por buena parte de los gobiernos del mundo, ha llevado a que los países y las ciudades tengan que tomar diferentes medidas para dar una cierta “normalidad” a las rutinas de sus ciudadanos. En el caso de Medellín la Secretaría de Cultura y sus dependencias han venido, durante las últimas semanas, lanzando diferentes ofertas desde la virtualidad para tratar de llegar a los medellinenses que siguen aislados.

Bajo esta nueva dinámica impuesta con la COVID-19, los Eventos del Libro, entidad encargada de la Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín y la Feria Popular Días del Libro (que antes se realizaba en el barrio Carlos E. Restrepo, pero que ahora contará con una programación netamente virtual del 15 al 17 de mayo), tuvo que recurrir a la virtualidad para seguir adelante con su quehacer, al tiempo que se hace frente a los desafíos que genera esta contingencia sanitaria, que ha puesto en jaque a la industria editorial y a todo el ecosistema del libro.

Para conocer qué está haciendo Eventos del Libro optamos por hablar con su directora, Ana Piedad Jaramillo Restrepo, y saber con qué se encontrarán los amantes de los libros y los cientos de miles de lectores que año tras año llenaban los diferentes eventos que esta entidad promocionaban en la ciudad.

La coyuntura actual desatada por la COVID-19 ha generado que el mundo de la cultura se piense otras maneras de seguir conectándose con las personas. ¿Cómo se van a realizar los Eventos del Libro desde la virtualidad sin generar un cansancio en la población por el exceso de programaciones virtuales y cómo les llegarán a las personas que no tienen conectividad?

La coyuntura nos ha llevado a desarrollar nuestra programación de manera virtual ampliando nuestro campo de acción, llegando a más personas, lo que hemos convertido en una oportunidad. Y si bien los grandes eventos del libro son tres, nos enfocamos en la siguiente premisa: todos los días son días del libro. Generamos una programación variada, dirigida a diferentes públicos y tenemos una red de amigos de los eventos muy amplia con la cual interactuamos y vamos planeando nuevas temáticas, siempre atentos a no saturar las redes ni excedernos en el tiempo. Nos ha funcionado muy bien. El primer evento será virtual y estamos evaluando los otros dos eventos según la situación de la ciudad y el país para ver si los hacemos virtuales o semipresenciales.

Justamente entre el 15, 16 y 17 de mayo se realizarán de manera virtual los Días del Libro ¿qué retos implica la realización de un evento como éste y qué novedades, además lo ya sabido, tendrá?  

Es un gran reto. Afortunadamente cuento con un equipo muy profesional, comprometido con su trabajo y amante de los libros. Va a ser un piloto no sólo para nosotros, sino para la ciudad y el país. Mediante un mapa interactivo que simula el Barrio Carlos E. Restrepo las personas desde su casa podrán entrar a los espacios acostumbrados y participar en la programación académica, en Jardín Lectura Viva, en el Salón del Libro Infantil y Juvenil, ver una obra de teatro o un concierto, integrarse a un taller o al Cuentódromo, y también entrar en las librerías, buscar sus libros, comprarlos y luego le serán remitidos a su domicilio. Haremos el lanzamiento del cuentico amarillo de forma virtual que este año es una adaptación del Libro de la selva de Kipling realizado por la ilustradora Elizabeth Builes, y el cual estará de manera impresa en la Fiesta. Tendremos también un regalo para todos, la adaptación virtual del libro de Pinocho publicado el año pasado en papel por la Fiesta del Libro y la Cultura. Otra novedad es el concurso de micro relatos que lanzamos para ser publicados en Twitter, los cuales premiaremos el 17 en el cierre. Esperábamos 100 relatos y recibimos 264. El tema de este año alrededor de la cual girará nuestra programación son las Diásporas.

Entre los sectores afectados por la cuarentena obligatoria están las editoriales ¿Han conversado con ellas y analizado cómo se encuentran y qué estrategias se tienen para apoyar las ventas de sus libros durante este evento?

Hemos conversado con las editoriales, las librerías y los distribuidores locales porque este evento siempre ha tenido ese carácter: apoyar nuestras librerías y editoriales. En esta oportunidad tenemos 116 participantes en lugar de las 70 del año pasado. Mediante nuestro mapa virtual se puede entrar en las librerías, ver sus recomendados y su vitrina de libros. Esperamos que esto sea una buena oportunidad para disparar sus ventas. Nos hemos unido con ellos en la campaña compra un libro Salva una librería y la hemos divulgado en todas nuestras redes.

Los Días del Libro, junto con La Fiesta del Libro y la Cultura, eran sin duda un punto de encuentro, que convocaban en buena medida por sus invitados ¿qué tipo de invitados se van a presentar y cómo se va a potenciar la dinámica de los usuarios con los invitados?

Sí, siempre han sido un punto de encuentro y ese es una de las grandes ventajas de lo presencial, que puedes encontrarte con autores, libreros, editores, ilustradores, etc. en un mismo lugar. Desde lo virtual tendremos que hacer posible reunirlos de otra manera. Vamos a seguir teniendo invitados de gran nivel, tanto nacionales como internacionales, y mediante nuestras plataformas permitir la interacción entre ellos y los usuarios.

¿Cómo se van a promocionar a los autores locales durante los Eventos del libro?

Los autores locales tendrán preponderancia en los diferentes eventos. Este año no tendremos país invitado, aunque sí autores internacionales invitados, y el énfasis lo pondremos en los autores locales y en la temática de las diásporas. 

Una de las propuestas para esta administración de Eventos del Libro es apoyar procesos comunitarios de promoción de lectura, ¿este proceso ya comenzó o cómo se piensa ejecutar? ¿Ya hay comunicación con las organizaciones comunitarias?

Para los Eventos del Libro es fundamental contar con una amplia participación comunitaria. De hecho, uno de sus atributos diferenciales es su apuesta por la formación de nuevos lectores y por el fortalecimiento de un ecosistema del libro y la cultura en los territorios. En ese sentido, año tras año, se abren convocatorias públicas para participar en la creación y ejecución de talleres de fomento de lectura, escritura y oralidad en Jardín Lectura Viva. De allí que decenas de entidades y organizaciones, grandes y pequeñas, envíen sus propuestas y pasen por un riguroso proceso de selección, formación y acompañamiento. Gracias a estas convocatorias y a la gran cantidad de propuestas enviadas por entidades y colectivos, es posible que miles de ciudadanos disfruten de una oferta variada, creativa y pertinente en el marco de los tres eventos del libro en el año.

Este año ya se realizó una primera reunión informativa con respecto a las convocatorias públicas que se abrirán este año. Esta reunión, realizada el pasado 4 de mayo con más 70 asistentes, fue la oportunidad perfecta para anunciar también una serie de talleres formativos que se harán en el transcurso del año con el fin de acompañar y dar herramientas para que entidades, colectivos y organizaciones de base adquieran nuevos conocimientos e ideas para promover la lectura en la ciudad.

Este año los Eventos del Libro tienen como temática la Diáspora. ¿Qué sentido cobra en medio de una cuarentena nacional y global?

Tiene mucho sentido. Nos permite reflexionar sobre nuestra cultura y los aportes de las diásporas en ésta, manifestados en el idioma, en la literatura, la música, la moda, la gastronomía, el medio ambiente. En un momento en el cual los viajes están suspendidos, que son el origen de las migraciones, esto tiene que ponernos a pensar. El mismo coronavirus se ha expandido, viaja, migra. Creo que este tema se puede abordar desde la ciencia y la cultura de múltiples maneras. 

Durante los últimos años Eventos del Libro se ha convertido en una entidad que tiene una gran importancia para la cultura en la ciudad de Medellín ¿usted cómo encontró Eventos del Libro y como directora a qué quiere hacerle énfasis?

Lo encontré fortalecido. Los directores anteriores hicieron un gran trabajo y el reto es continuar, aportándole mi experiencia y conocimientos. Como les decía, quiero que todos los días sean días del libro y que estos lleguen a un número mayor de personas en Medellín, mediante la promoción de la lectura, la escritura y la oralidad. Tenemos un gran trabajo por hacer desde la primera infancia para formar lectores. Quiero también promover los autores locales y hacer énfasis especial en la publicación y divulgación de mujeres escritoras e ilustradoras. En estos momentos de la virtualidad hay una oportunidad para internacionalizarnos, conectarnos con el mundo y divulgar lo nuestro, pero también para conocer lo que se está haciendo en otros países en cuanto a promoción de lectura y adoptar las buenas prácticas. Desde los eventos estamos acompañando las librerías y las editoriales independientes, trabajando para propiciar una plataforma en los cuales puedan estar y tener una vitrina que les permita comercializar sus libros.

Otro programa del cual nos gustaría saber un poco más es Adopta un autor. ¿Cómo se va a ejecutar el programa durante este periodo de cuarentena con instituciones educativas?

Adopta un Autor es uno de los programas más especiales de la Fiesta del Libro y la Cultura. Los autores terminan conmovidos con el trabajo de los profesores y la respuesta de los estudiantes. Se establece entre ellos una comunicación especial que logra trascender los mismos libros.

Aproximadamente 100 escritores son adoptados año tras año por instituciones educativas, en su mayoría públicas, y por entidades y organizaciones interesadas en la cultura. Por medio de Adopta a un Autor, las niñas, niños y jóvenes de Medellín se
encuentran con los autores que han leído durante meses. Estos encuentros superan la imaginación y son posibles gracias al trabajo de maestros y bibliotecarios de las instituciones educativas de la ciudad. La meta este año es fortalecer la estrategia y llevarla a nuevos sectores y grupos de la ciudad.

Hemos empezado a trabajar con las instituciones de manera virtual y estamos en el proceso de la escogencia de los escritores por parte de ellos. Una vez escogidos les hacemos llegar un cierto número de ejemplares por institución y estamos evaluando la posibilidad de tener otros de manera digital.

Una vez termine esta contingencia, ¿se va a continuar con la iniciativa de salvar una librería? ¿Cómo seguir promoviendo la compra de libros en las librerías locales e independientes?

Seguiremos con la campaña y trabajando con las librerías para la construcción de la plataforma que les permita construir una vitrina de sus libros. Creo que en este momento es muy importante seguir la campaña e incentivar la lectura. Tenemos una red con las librerías y con ellas tenemos que construir las estrategias que permitan adecuarnos a los tiempos que vivimos.

Por último, ¿cuál cree que es el papel de la lectura en este momento?

La lectura siempre ha sido muy importante: nos abre al conocimiento, nos permite viajar en el tiempo y en el espacio, imaginar, crear, despertar otros sentidos, reflexionar y conocernos. Se vuelve una pasión. La lectura es fundamental en la educación. Hay muchas clases de lectura y de soportes para ello. Por eso siguen siendo muy importantes los promotores de lectura y las bibliotecas en la formación de lectores. Para mí la lectura es la mejor tabla de salvación.