Música

No Te Va Gustar: un cuarto de siglo dedicado a la renovación musical

Por:
15 / 03 / 2019

El año pasado los tuvimos tocando junto a otras bandas en el Carnaval Fest. Este año regresan a cerrar una de sus giras más importantes, Suenan las Alarmas, y a regalarnos un poco de esa motivación melancólica de sus viejos clásicos.

Montevideo, 1994: nueve jóvenes queriéndose devorar el mundo musical desde el rock alternativo.

Hablar de un cuarto de siglo podría parecer tedioso y abrumador. Sin embargo, si lo relatas desde una perspectiva mucho más agitada, podría parecer relativamente corto. No Te Va Gustar ha logrado, desde mediados de los 90, ganarse un lugar a pulso en la escena del rock sudamericano. Y es que ¿quién no ha cantado a grito herido el coro de “Chau” en una tarde de cervezas?

Siendo merecedores de siete nominaciones a los Grammy Latino, la verdad es que Emiliano Brancciari (voz y guitarra), Martín Gil (trompeta), Gonzalo Castex (percusión), Denis Ramos (trombón), Mauricio Ortiz (saxofón), Diego Bartaburu (batería), Pablo Coniberti (guitarra), Guzmán Silveira (bajo) y Francisco Nasser (teclados), aún no se creen el cuento. Ellos, más que fama, prefieren los aplausos sinceros y los gritos inentendibles de los fans en cada concierto. Por eso quisieron ahondar en su historia, publicando una biografía grupal (Memorias del Olvido) que pretende que, tanto el público general como los seguidores, conozcan de lleno las motivaciones que los han tenido rodando por el mundo durante 25 largos años.

Tras nueve producciones discográficas, en la carretera estos chicos no paran de montarse al autobús de la creación y experimentación musical, logrando conectarse, a través de toda una experiencia sensorial, con un público que no para de escucharlos. La renovación hace parte de su vocabulario cotidiano.

Este sábado los tendremos de nuevo en Medellín, concretamente en el Teatro Metropolitano José Gutiérrez Gómez desde las 8:00 p.m., en un espectáculo de celebración que reunirá sus más recientes canciones con sus más reproducidos clásicos. Todo en un ambiente íntimo y cercano, antes de que estrenen su producción acústica junto a varios reconocidos artistas de la industria latina.

Ante esto, tuve la oportunidad de dialogar con Guzmán Silveira sobre su aniversario, el nuevo libro, su próxima producción musical y su conexión con el público paisa, que siempre espera ansioso las dos horas de repertorio de este grupo de rockeros uruguayos.

Creo que debo comenzar preguntando por esos grandes 25 años de trayectoria artística ¿Qué ha sido lo más difícil en ese camino musical? ¿Cómo lograr mantenerse después de tanto?

Bueno, sí. La verdad es que 25 años es un montón de tiempo, arrancamos todos siendo muy jóvenes y hoy ya somos padres de familia. Creo que el reto más grande es estar renovándonos y es algo que nos gusta hacer disco a disco, tratar de ir cambiando, experimentando cosas nuevas y, por suerte, siempre hemos tenido un público que nos acompaña, que nos va a ver y le gusta lo que hacemos; aunque hay algunos que les gusta más lo viejo. Pero bueno, la idea será siempre ir renovando y lo que nos ha mantenido a flote, con ganas de seguir vivos, es siempre mirar hacia delante.

En marzo comenzarán a editar el disco con el que celebrarán este cuarto de siglo (Otras Canciones) Ya sabemos que reversionarán muchos de sus éxitos, pero ¿cuál será la mayor sorpresa para sus fans con este álbum?

Así es. Entre finales de marzo y comienzos de abril ya vamos a estar saliendo con el próximo disco acústico, que tiene un montón de sorpresas. No quiero adelantar mucho, pero tendremos bastantes invitados y la instrumentación será un punto muy importante también.

Le hemos dedicado mucho tiempo de trabajo a este nuevo disco, así que creo que el resultado final está muy bueno, lo que dará para sorprenderse en todo momento.  Además, vamos a salir a tocarlo y el ver un show de NTVG algo atípico será sorprendente. De igual manera, siempre apostándole esencialmente a lo musical.

Una de las primeras versiones de este nuevo trabajo ya la escuchamos, (“Chau”), junto a Julieta Venegas. Allí logramos precisar un sonido muy acústico e íntimo, ¿así será la personalidad musical de este nuevo disco?

Sí, lo que buscamos es reversionar las canciones para que haya lugar para todos. Es un disco que suena, más allá de lo acústico, muy claro; por lo que se define todo perfectamente: cada instrumento, cada sonido, cada matiz… logramos, desde la producción, tener un disco bien completo en el que haya espacio para apreciar cada detalle, así que es un álbum bastante lindo de escuchar y es justa la personalidad musical que le queríamos dar.

Sacaron además un libro biográfico (Memorias del Olvido), con el que sus seguidores han logrado conectarse y conocerlos más. ¿Considera que es importante mantener un lazo estrecho con quienes se identifican con su trabajo?

Hace poco hicimos el lanzamiento en Argentina, al igual que en Uruguay. Y bueno, ahora ya está en digital en varias plataformas. Es un libro muy interesante porque cuenta, desde nuestro lado personal,  cómo han sido estos 25 años de trayectoria con un montón de anécdotas; así que es delicioso de leer tanto para los fans como para los que no lo son, porque se logra ver la historia desde nuestro lado, las experiencias de los años y el arduo trabajo. La verdad es que ahora, con las redes sociales, mantenemos bastantes lazos con nuestros seguidores y es bien interesante esa comunicación de ida y vuelta; al igual que pasa en nuestros shows, donde tocamos y nos contagiamos de la gente. Pero me parece que este libro es una buena manera de, además de compartir música, compartir más de lleno nuestras vivencias.

El año pasado estuvieron cerrando por lo alto el Carnaval Fest en Medellín, en medio de su gira por Sudamérica de Suenan las Alarmas. ¿Qué les dejó esta experiencia musical? ¿Alguna anécdota en particular?

Fue un honor cerrar el Festival, sobre todo estando tan lejos de casa, porque durante mucho tiempo jamás nos imaginamos estar cerrando en Medellín. Para nosotros es bien importante en nuestra carrera, además de una experiencia inolvidable. Siempre es bueno tocar en un evento de esa magnitud donde el público va a ver a otras bandas y, de igual manera, te reciben así de bien, eso causa emoción. Además el calor de la gente fue impresionante, así que fue una grandísima experiencia que esperamos se repita.

Vuelven a Medellín, una ciudad que siempre los espera con ansias. ¿Por qué creen que han creado una conexión particular con el público de acá?

Nuestros shows siempre son un ida y vuelta con el público, nosotros tocamos y nos contagiamos de ver a la gente cantando nuestras canciones y pasándola así de bien. La verdad es que lograr esa conexión con los seguidores no es nada fácil. Pero por suerte, cada que vamos a Medellín nos reciben con mucho cariño, así que es una hermosa conexión que logramos tener y ojalá se repita este 16 de marzo.

¿Alguna particularidad nos espera en su concierto del 16 de marzo?

Estamos cerrando la gira de Suenan las Alarmas antes de empezar a girar con nuestro show acústico, así que es una linda oportunidad para ver a NTVG con ese sonido eléctrico, con toda la fuerza como siempre, que igual es lo que nos gusta más hacer: tocar en vivo. Además de estar cerrando este último disco, vamos a estar repasando nuestros clásicos infaltables.

¿Qué se viene para la banda? Escuchamos que a mediados de este año comenzarán una nueva gira

Sí, ya tenemos pautado para junio arrancar la gira acá en Montevideo, nuestra casa; y seguiremos viaje rumbo a Argentina, Chile, Perú y varios países cercanos, incluyendo por supuesto a Colombia y México. Y bueno, esperamos que se sumen varios más. Va a ser una gira muy linda por teatros, algo que no hemos hecho nunca. En realidad estamos muy contentos con este trabajo y no vemos la hora de salir a tocarlo.

Haciendo un balance de estos 25 años, ¿a qué conclusiones profesionales y personales podrían llegar?

Son 25 años, un montón de tiempo, muchas experiencias, muchos altibajos; y creo que lo que más rescato es que con trabajo, con perseverancia y con amor, cualquier cosa se puede lograr. La verdad es que este es un hermoso grupo, tanto en lo musical como en lo humano; así que es básicamente eso: trabajo, perseverancia y querernos como familia. Es lo que nos ha mantenido en pie, eso nunca lo hemos perdido en todo este tiempo.