Preto, el aplicativo gastronómico que apoya el talento local

Por:
23 / 12 / 2017

Preto permite descubrir una nueva oferta al promover emprendimientos gastronómicos desde un aplicativo de impacto social para familias y consumidores.

¿Estás buscando una torta María Luisa rellena con mermelada de mora y decorada con azúcar glass, pero quieres que tenga un sabor como a mesón de la abuela? O quizás ¿necesitas un buen regalo para un cumpleaños y ya te da pena regalar los mismos chocolates de cada año? Hoy la esfera digital cuenta con Preto, un aplicativo que congrega el talento y emprendimiento gastronómico local; donde caben las amas de casa que cocinan para sacar adelante a su familia o los emprendedores que ven en la cocina el futuro de un gran negocio.

David Villegas García, representante legal de Preto, reconoce que les interesa visibilizar tanto a quien vende un frasco de ají o de guacamole como a quien ofrece un almuerzo casero al mediodía. “Tenemos una señora que vende chessecake. Ella nunca había generado un volanteo o le había hecho publicidad a su producto, todo el mundo le compraba por referidos. Ese es el tipo de emprendedor que busca Preto, quien quiere mostrar su especialidad y crecer”, señala Villegas García.

Con un costo anual de 300 mil pesos para el emprendedor, el equipo de Preto desarrolla la estrategia de marketing para cada integrante de esta comunidad gastronómica, con la exposición de la marca, desde siete categorías: Desayunos, Almuerzos, Cenas, Antojos, Por encargo, Insumos y Cerca de ti.

Alimentos “cero kilómetros”

Imagen de la app Preto.

En parte, la filosofía de Preto es la teoría de los cero kilómetros, es decir, la distancia que recorre un alimento para llegar hasta el plato. Daniel Villegas García explica que la concepción de esta comunidad se resume en la siguiente reflexión: “cuánto tuvo que recorrer una lechuga y cuándo esa misma lechuga se puede producir en la terraza de una casa de Medellín y no es necesario traerlas de lejos. Mínimo recorrió 10 o 20 kilómetro para llegar hasta el comensal. Entonces Preto va más allá de cómo suplir las necesidades nutricionales”.

En su modelo de negocio Preto está comprometido con las familias campesinas que hacen realidad la llegada de los alimentos hasta la mesa. Por ello, esta solución digital que nació de la mano de la Fundación Salvaterra dejará un porcentaje de su utilidad para que dicha organización continúe fomentando el desarrollo rural y la seguridad alimentaria, desde la producción de alimentos orgánicos y mineralizados.

Preto cuenta con más de 200 marcas registradas. La condición para que las personas hagan parte de esta comunidad es que sean emprendedores, les guste la cocina, sientan amor por sus productos y no tengan más de cuatro establecimientos en la ciudad.  “Puede entrar desde un establecimiento de perros callejeros hasta el restaurante más fino, que es sólo uno en la ciudad”, agrega Villegas García, quien aspira tener en menos de un año más de 10 mil emprendedores registrados en Medellín, el Área Metropolitana, Oriente cercano y parte del suroeste de Antioquia.

Preto, Su funcionamiento

Preto imagen de la app.

Preto se puede descargar de App Store o Play Store y es compatible con los sistemas operativos IOS y Android. El registro es gratuito y los usuarios no necesitan una tarjeta de crédito para ordenar o hacer contacto con los emprendedores. Los únicos datos que pide la plataforma son el correo electrónico y el nombre de quien se quiere inscribir.

Como este aplicativo no opera con fines comerciales para facturar o incurrir en cobros o domicilios, el dueño del establecimiento es quien coordina el pago con su cliente, sea en efectivo, trasferencia, consignacion o pago contra entrega.

Hoy esta comunidad ha iniciado la construcción de una red de apoyo y de alianzas estratégicas que le ofrecen beneficios a todos los emprendedores participes de la aplicación. Así pues, se han sumado empresas como Industrias Haceb, Comfama, la agencia de publicidad Junglebox, Ruta N, Alcaldía de Medellín, Dislicores, Tour Gastronómico, entre otros.