Música

Radiohead en primera fila

Por:
22 / 05 / 2018

El pasado 25 de abril Radiohead se presentó por primera vez en Colombia. Acá una remembranza del concierto, desde la experiencia de uno de sus seguidores más entusiastas.

Serpenteando la ruta de salida del Parque Simón Bolívar (Bogotá), van caminando, algunos todavía incrédulos por el show que acaban de presenciar. Lo hacen lento por causa del pantano y de la multitud que, si bien no llenó el lugar, fue suficiente para hacer los coros unánimes que opacaron el sonido del paso de los aviones y que siguieron retumbando después de que se acabó el concierto.

Algunos repiten fragmentos de las canciones que sonaron, otros esas que no pudieron sonar en un poco más de dos horas; mientras lo hacen, los demás recuerdan cada momento del concierto: desde ese 28 de noviembre de 2017 cuando anunciaron que Radiohead estaría por primera vez en Colombia, hasta que allí, el 25 de abril de 2018, y sabiendo que seguían detrás de la tarima, debieron resignarse a que no volverían a salir.

Recuerdan también cuando, pasadas las seis de la tarde, aparecieron los sonidos caribeños de Guetto Kumbé, la cuota colombiana del Festival Soundhearts, que durante casi una hora de lo que ellos llaman Afrocolombianbeats le devolvieron un poco de calor a quienes llevaban esperando en la fila desde las 5:00 a.m. y probablemente no se sentarían hasta la medianoche.

Uno de los primeros asistentes en llegar (exactamente el quinto) fue Manuel Yepes Correa, ingeniero de sonido y músico colombiano que llevaba esperando este concierto desde hace 15 años (la mitad de su vida). Madrugar y correr desde la puerta hasta la valla le permitieron tener una posición privilegiada, en la que pudo apreciar y registrar perfectamente las visuales que ofrecieron tanto Radiohead como Flying Lotus, otro de los artistas invitados.

Recibiendo fuertes empujones y sin hidratarse durante horas, debió permanecer Manuel para no perder su puesto en primera fila. Lo hizo junto a otros fieles seguidores de la banda británica, cada uno con sus propias motivaciones, las de él: ver a unos pocos metros a los músicos que han inspirado sus creaciones musicales; escuchar las canciones que han sido su escuela, esas que ha interpretado en guitarra y con las que ha comprendido la alteridad característica de Radiohead; y sentir cómo cada uno de sus integrantes incorporan sutilmente sonidos que desaparecen sigilosos y se pierden con las luces que se disipan en el cielo.

El juego de Radiohead con sus múltiples instrumentos es tanto sonoro como visual. Estos malabaristas de la música son una sorpresa continua, aun cuando su lineup pueda ser predecible. Sus canciones conjugan el pasado y el futuro, con instrumentos no antes pensados en el rock. Han inspirado a músicos en todo el mundo, incluyendo a Manuel, quien planea convertirse en el primer colombiano en tocar Ondas Martenot, instrumento que conoció gracias a Jonny Greenwood cuando lo popularizó tocando “The National Anthem” en el año 2000.

Ondas Martenot, creado por Maurice Martenot en 1928 – cuyo sonido parece sacado de una película de ciencia ficción de los años 50 –  es uno de los instrumentos característicos de Radiohead. Su último modelo fue creado en 2011, del cual existen solo 40 unidades, una de ellas está en Colombia y le pertenece a Manuel, quien además de darle un uso académico lo conserva como una insignia, junto a la colección de discos limitados de la agrupación que más ha representado en su vida y por la que soportó 16 horas de espera, aquel 25 de abril en el Parque Simón Bolívar.

Pese a algunas quejas — como la escasa oferta de agua, las dificultades para la venta de cerveza y la poca visibilidad que tuvieron los asistentes de la localidad ‘In Rainbows’ —, el concierto cumplió expectativas y dejó a sus asistentes saboreando durante días cada recuerdo, desde que el sueño comenzó a hacerse tangible con la presencia de Jonny Greenwood en la tarima, acompañado de los demás músicos de la India con quienes conforma Junun; hasta que horas después aparecería al lado de Thom Yorke y los demás miembros de Radiohead rompiendo el silencio con “Daydreaming”, canción que se esperaba iba a ser la primera como en los demás conciertos de la gira.

Mucho se especuló sobre el concierto. En redes sociales circularon varias versiones de la que sería la lista completa de canciones. Muchos seguidores repasaron las otras presentaciones para crear escenarios posibles en Colombia: desaparecerían dos veces de la tarima, volverían a ser recibidos con aplausos, pero la tercera sería definitiva y aunque estaba escrito, la gente se quedó intacta recibiendo la lluvia que comenzó antes de “No Surprises” y nunca se detuvo.

A pesar de que “My Iron Lung” fue la única canción de las tres que específicamente quería escuchar Manuel, para él valió la pena cada minuto del concierto. A pesar de que el rider técnico no incluyó la totalidad de instrumentos que aprecia de la banda, volvió a su casa con más retos para su carrera musical. Cada momento de ese día de abril se conjugó perfectamente, incluso la lluvia que cayó como un regalo del cielo, especialmente para aquellos que con sed pagaron el precio de estar en primera fila.