Filbo

Revolución femenina en la FILBo 2018

Por:
1 / 05 / 2018

Mariángela Urbina, Vanessa Rosales y varias mujeres se dieron cita en la FILBo 2018 para hablar de sus luchas y del contexto difícil con que aún deben lidiar.

En 1900 eran pocas las mujeres que hacían parte del mundo laboral; en 1903 se creó la Woman’s Social and Political Union (Unión Política y Social de Mujeres), que se encargaba de realizar manifestaciones y protestas feministas en el Reino Unido; en 1912 las jóvenes y mujeres de Massachusetts se fueron a huelga; en 1918 Alicia Moreau creó la Unión Feminista Nacional; luego de la Segunda Guerra Mundial la mayoría de países europeos le otorgó a las mujeres el derecho al voto, y el 1 de Diciembre de 1957 en Colombia se tomó la misma decisión.

Asimismo, después del siglo XX los avances alcanzados por las mujeres en su lucha se manifiestan cotidianamente: las ofensas, los manoseos y la desigualdad son cada vez más denunciados, las mujeres poco a poco dejamos de normalizar el acoso y las insinuaciones indecentes que nos hacen sentir indefensas e inseguras.

Sin embargo, las nuevas tecnologías, las redes sociales y el creciente mercado nos muestran, casi de manera permanente, imaginarios de belleza que no hacen más que poner en riesgo todo lo que la lucha de mujeres como Juana de Arco, Mary Wollstonecraft o Virginia Woolf, han alcanzado, pues las mujeres, poco a poco, hemos interiorizado los esquemas machistas.

Mariángela Urbina, periodista y parte de Las Igualadas, sección digital de El Espectador, junto con Vanessa Rosales, autora de Mujeres vestidas, estuvieron presentes en el conservatorio Feminismo digital: Cómo hablar sobre feminismo en las redes y para los hombres”, realizado en la Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBo) y que creó un espacio de seguridad para las mujeres, donde fue posible contar sus experiencias y aclarar las dudas que pudieran tener sobre el feminismo, los aciertos, verdades y falacias que existen alrededor de este término.

El objetivo era demostrar la confusión que existe con ejemplos como si la mujer debe o no pagar la cuenta, y así probar que dudar en situaciones como estas y no normalizarlas es el camino para el cambio.

De igual forma, los consejos y las reflexiones ocuparon gran parte del tiempo, pues el debate dejó a plena vista las diferencias de las invitadas, que desde su experiencia defendieron a capa y espada su posición sobre si hablarle o no a los hombres sobre temas de feminismo. Y usted, ¿Hablaría de feminismo con los hombres?

 

**Este texto fue elaborado por el equipo de comunicaciones de la FILBo 2018, reproducimos este articulo bajo la autorización del autor. Todos los derechos de reproducción y difusión son de la FILBo.