Literatura

Un viaje por México a través de un diario sucio

Por:
2 / 07 / 2019

Diario sucio. Un viaje por México un libro polifacético del escritor Felipe García Quintero que no es una típica guía turística

Luego de leer las primeras páginas de Diario sucio. Un viaje por México, te das cuenta que es diferente a otros libros de viajes. Es, esencialmente, una mezcla de diferentes géneros que busca llevar al lector a un recorrido por la intimidad creativa del autor, quien a través de poemas, epístolas, crónicas y relatos cortos, trata de plasmar sus experiencias al recorrer México.

Puede resultar un poco extraño para el lector común -como yo- debido a los diversos géneros que incluye, pero se abona el esfuerzo de García Quintero por mantener un hilo conductor con los pequeños relatos sobre los lugares visitados y habitados.

Acompañado de su pequeña hija Susana, García Quintero recorrió México gracias a una beca de intercambio artístico, mientras tuvo que lidiar con un presupuesto y calendario ajustado. Su viaje tiene algunos elementos que logran llevarte a México y en algunos momentos te hace ponerte en los pies del escritor.

Cada uno de los poemas, crónicas, relatos y epístolas del libro pueden conectarte de diferentes maneras con la historia; pero la importancia del conjunto de textos es la experimentación de García Quintero con estos géneros. En lo personal, siento a Diario sucio. Un viaje por México como una guía a la intimidad de su autor más que como una crónica de viaje y, por momentos, pueden hacerse lentos la lectura y el trasegar de la historia.

Diario sucio. Un viaje por México es un libro para leer con calma y desde diferentes perspectivas. Si amas la poesía y la mezcla entre los géneros, este es un libro al que debes darle una oportunidad. Pero si al contrario buscas un libro de crónicas de viajes, debo advertirte que es mejor que busques en otro lugar.

Por último, hay que rescatar el trabajo de Sílaba Editores en apostarle a este tipo de literatura que, de otra manera, no tendría la oportunidad de llegar a un público más amplio. Una apuesta arriesgada por parte de la editorial que debe ser valorada, como también la determinación del escritor de permitirnos ingresar a un pedazo de su vida a través de las páginas de su diario sucio.