Música

Xoel López, un viajero de la canción

Por:
19 / 02 / 2018

Xoel López, un músico viajero que con su trasegar ha contribuido a crear nueva música y letras guiadas por sus experiencias

Xoel López es un cantante español reconocido en la escena musical independiente de Iberoamérica. Tiene tras de sí 20 años de trayectoria artística y una búsqueda inagotable de letras y sonidos que puedan ser fusionados dentro de sus obras musicales.

Ha sido definido como un artista libre, en parte por lo genuino de sus paisajes; cada nueva creación discográfica busca plasmar esta libertad creativa, influenciada por sus viajes y descubrimientos.

En diálogo con Laterales Magazine Xoel López nos habla de cómo ha sido su evolución como artista, cómo las experiencias personales han influido en su trabajo y cómo es hacer música en América Latina; también nos cuenta su experiencia de colaborar con otros artistas de la región y de su último álbum, Sueños y pan.

¿Cuáles han sido las experiencias personales que han contribuido con su proceso creativo como músico?

Bueno pues… Yo creo que respecto a mi música, es verdad que todo lo personal acaba afectando a la misma y creo que sobre todo la experiencia americana, el hecho de haber vivido en Argentina desde el 2009 hasta el 2013 ha influido mucho en mi música, no sólo por la estancia en Argentina sino por todos los viajes por América Latina, todo lo que eso conlleva a nivel musical, pero obviamente en lo personal me dio otra forma de entender el mundo, digamos que me amplió esa paleta de colores que luego yo usé en mi canciones y no sólo en lo musical sino también en lo político, en lo cultural, en lo paisajístico y en lo social, en muchas otras cosas me enseñó mucho aquel viaje, además de poder descubrir América y redescubrir América Latina.

También creo que sirvió el hecho de yo estar fuera de mi país, el poder empezar de cero en otro lugar y también ver lo que yo extraño o echaba de menos de mi propio país, y creo que esa combinación de experiencias ha sido clave en esta nueva etapa, sobre todo una vez superado el proyecto de “Deluxe” y una vez que empecé a sacar discos con mi propio nombre como Xoel López.

Usted es un artista que ha explorado el pop-rock alternativo, el folk clásico, el folclore panamericano, la guitarra española y eléctrica, ¿cómo fue ese proceso exploratorio que lo influenció hacer un viaje por diferentes géneros?

Bueno, yo siempre me he movido en una diversidad musical, igual que mi forma de entender en la vida, yo creo en la pluralidad, creo también en que para hacer música es mucho mas enriquecedor y te enseña más cuanta más música vas descubriendo y por lo tanto cuando vas descubriendo esa música creo que es importante tener más recursos para poder hacer una música más compleja y sobre todo que a uno le llene más, a mí me aburriría mantenerme siempre en el mismo lugar, por eso sigo escuchando música, sigo viajando, sigo descubriendo nuevas influencias que puedan enriquecer mi propia música.

¿Qué nos puede contar de su experiencia de recomenzar una etapa como músico en un país donde no era reconocido y dejar atrás un poco al músico consolidado y reconocido que era en España? 

Es importante, yo creo que es un buen trabajo de humildad, porque a veces el éxito te puede engañar, a veces el entorno, cuando a uno le va bien, parece fácil y realmente uno no debe olvidar nunca lo difícil que fue llegar hasta ahí y por eso creo que mi caso fue una especie de recordatorio. Yo no sé si me había olvidado, pero en cualquier caso volver a tocar en sitios pequeños, volver a tenerlo que hacer yo todo en algunos casos, tener un contacto más directo con la gente y que fuera en muchos sentidos difícil presentarse en países donde la gente no te conocía creo que te enseña mucho, dicen que se aprende mas de los fracasos que de los aciertos, pero uno no debe estar viviendo en el fracaso, uno debe aspirar al acierto.

Pero creo que, en este caso por una cuestión cíclica en mi carrera, cuando yo me fui a Argentina en 2009 pues tenía ganas de empezar desde otro lugar, no sé si empezar de cero, porque uno no empieza de cero del todo, uno tiene el bagaje, la experiencia acumulada; pero creo que sí me enseñó muchas cosas ese hecho.

¿Qué aprendizaje le deja ese intercambio que ha tenido usted con otros artistas de países latinoamericanos? 

Creo que más allá de lo musical también es el hecho de darme cuenta de que muchas veces uno puede aprender cosas de alguien que está muy cerca culturalmente, yo venía de una etapa más anglófila, a lo mejor de escuchar más músicos anglosajones, y cruzar el Atlántico, conocer a músicos en América Latina, me hizo descubrir algunas músicas que conocía vagamente y pude profundizar un poco más en ellas.

Y, sobre todo, conocer a los músicos en persona fue lo más importante, la mejor influencia es la influencia directa, el poder tocar con la gente en cada lugar, creo que tocar con ellos fue mucho mas enriquecedor, he tocado bachata con Víctor Víctor, he hecho música más folk con Franny Glass en Uruguay, he podido tocar rock con Legião Urbana de Brasil. Y todas esas músicas más folclóricas o más pop, o más rock o lo que sean, el hecho de haberlas tocado con músicos de cada lugar fue lo que más me aportó y enseñó.

¿De su nuevo álbum puede contarnos cuál fue el proceso que contribuyó a su creación?

Bueno, es un tercer disco, que digamos siento que cierra una trilogía. El primero, Atlántico, fue el del viaje a Argentina y la estancia en América Latina, todas las canciones fueron compuestas allí; el segundo, Paramales, con canciones compuestas en América pero que se grabó en España; y este tercer álbum, digamos que es un álbum de regreso, el álbum de descanso del viajero. El proceso fue un poco más asentado, un poco más tranquilo porque pude hacerlo desde un mismo lugar grabando las maquetas en Madrid, luego en el estudio con Ángel Lujan, que es el productor, pudiendo hacerlo con cierta cotidianidad y con más tranquilidad. Los otros eran álbumes más movedizos porque los grababa por trozos en diferentes lugares y tenía ganas de poder grabar un álbum con un poco mas de tranquilidad.

El proceso fue muy profundo desde el principio, decidimos Ángel Lujan y yo las maquetas desde el minuto uno, trabajando muy duro. Empezamos con la parte rítmica, yo estuve estudiando la batería hace un par de años y lo apliqué a esos demos y luego, jugando con ritmos como siempre, fusionando, siempre quedará aún esa parte latinoamericana, aparecen algunos ritmos que tienen que ver con la música de África y, por supuesto, la música española, y la música anglosajona también está ahí. Es una fusión de muchas cosas de América, de África y de Europa, pero siempre desde la visión pop y mi punto de vista personal.

¿La poesía y la música qué significado tienen en su vida cotidiana?

Yo leo poesía, pero escucho música sobre todo y tambien me interesan mucho las letras de las canciones. Yo soy el típico que compra discos de letras, incluso de letras de canciones que no conozco, por ejemplo, me pasa con Joaquín Sabina, no lo escucho mucho, pero me encanta leer el libro que tengo de letras de él, lo leo más como si fuera un poeta o algo parecido. Para mí la poesía y algún tipo de letras se dan la mano, yo creo que hay un lugar más o menos común donde se juntan esas aguas y creo que muchas veces bailamos al mismo son.