fbpx
Mancha negra y furia

Palabras al galope (dos)

21 / 03 / 2021

“Pero sabes bien que la vida solo se cumple en el oleaje inconcluso de los sueños”.

GUERRA

¿Guerra avisada no mata soldado? ¡Claro que lo mata! La guerra está diseñada para matar. A quien sea.

HUMILDAD

La manera en que el mundo te pide humildad como un pasaporte para la aceptación, me hace pensar —en este preciso momento— lo siguiente: la humildad es una forma de no ser juzgados ni odiados por una mayoría que, sea lo que sea que hagas, espera de ti un saludo o una sonrisa para sobrevivir, para sentirse cercanos a alguien que posiblemente ha ido “más lejos”. Porque ese es su íntimo anhelo, el lugar donde esperan clavar el diente: resultado de un adiestramiento que busca “resultados” para la vida. En el fondo, existe cierta “humildad” que se me antoja como una especie de arrogancia hipócrita. ¿Cuál es el problema con la conformidad de lo que cada cuál va haciendo consigo mismo y con su vida? ¿Cuando se está en una condición que muchos quieren pisar y no pueden? No es de dudar que en algunos la envidia te pide humildad. Pero atención: esto no valida la presunción que descalifica a aquellos que te “siguen”, por admiración o por interés. La soberbia derrumba los más altos logros y al momento del primer quiebre en tu ascenso, los demás se sentirán con pleno derecho a recriminarte. Es fácil darse cuenta de ello. La humildad no se adquiere, es una manera natural de ser.

HUNDIMIENTOS

Y esas grietas, esas fisuras en el camino de las palabras, ¿qué quieren? ¿Qué buscan en nosotros? ¿Qué carajos pretenden?

IDENTIDAD

Con la mirada enrarecida —de lo cercano que estás frente al espejo— no logras saber con exactitud quién eres. De hecho, pasas por alto lo que en verdad pareces ser: un bicho extraño que otros reconocen con asco y buscan aplastar.

INTERREGNO

El palacio está libre de coronas. Se respira tranquilidad ante la usurpación o los imprevistos vínculos de sangre azul. Ninguna iglesia espera humo blanco, ya no hay con quién contar. Las habitaciones son reconfortantes —sin importar el tamaño— y no existe ningún peligro de dagas sorpresivas o de manjares envenenados. En la noche sobresale una hermosa luna roja, brillante y completa como el cuerpo desnudo de la amada.

INVASIÓN

Esos enfermizos hijos del poder, aliados de la codicia y el luto perpetuo. Esos alimentadores de la guerra, izando sus estandartes de muerte, esclavos del mal, hienas esperando la carroña, bestias rastreras tras el acre hedor a orín y sangre fresca, alardeadores de la brutalidad y el espanto. Esos, sí. ¡Qué hacen en mi jardín midiendo las alas de las palomas!

JUVENTUD

Si el joven príncipe supiera lo bien que se siente haber dejado atrás la tontería de los primeros años, no se mofaría del viejo sabio que lo escucha cuando está en aprietos.

MAREA

No es claro lo que te muestra el callado batir de signos agrupados en la garganta de la noche. Ignoras de dónde viene la marea con sus naufragios. Pero sabes bien que la vida solo se cumple en el oleaje inconcluso de los sueños.

MASCOTAS

Cuando los perros, los gatos y los demás animales que hemos puesto a nuestro lado para apaciguar el desasosiego, para subsanar esa inquietante soledad que nos carcome por dentro, cuando esos animales puedan hablar, nadie los querrá cerca. Tendrán quejas, harán juicios, podrán exigir lo que las palabras permiten. Su poética compañía, su apreciado silencio serán ahora un extenso memorial de agravios. Ya nadie estará exento de la desproporción de sus réplicas. Los querremos lejos, a una buena distancia, en su propio cuento. Esto me lo dijo un niño que prefería las estrellas.

MEDICINA

Todo abismo trae consigo su altura. Todo depende de qué tan rápido y bien aprendes a volar.

MEJILLAS

Alguien me enseñó algo alguna vez. Darle un golpe con la palma de la mano en la cara a otra persona en la época en que vivió el supuesto redentor, salvador del mundo, Jesús, significaba la humillación del poderoso sobre el esclavo. Y poner la otra mejilla, es decir, obligar un golpe de vuelta con el dorso de la misma mano agresora, representaba la igualdad del rango entre quien ofendía y aquel otro que recibía la ofensa. Así las cosas, no era un doble gesto de mansedumbre, sino un desafío: la decisión de pelear a un mismo nivel. No podría corroborar esta versión, no es de mi completo interés. Pero no deja de ser un giro interesante.

MILAGRO

Con los labios secos intentamos el beso y una palabra amable, pero el amor que antes fue alivio, cae ahora como un martillo furibundo. No es que nos hayan traicionado, es que siempre estuvimos esperando un milagro que no nos era propio.

MUNDOS

Cuando las palabras se niegan a brotar, cuando siento el deber de forzarlas, abro un libro y leo, al azar, pongo algo de música y cierro los ojos, respiro lento, salgo por un café a la calle demoledora, sobo a mi gato, juego con mi perra, me voy a dormir aunque no pueda hacerlo. La elección depende del tipo de cansancio que haya ido acumulando, mientras tecleo en vano. De ese modo los mundos que arañaba sin respuesta, se abren como una flor al amanecer.

MÚSICA

La música es propicia para romper estructuras que hemos ido interiorizando y no sirven sino para anularnos. La música es la salida del laberinto. Siempre será mejor cuando tienes la música a la mano. Es la mejor amante y la única amiga. Sin ella estarás en la sombra, perdido. Hazla tuya, siempre.

NO-RETORNO

Compartimos el mismo mar, somos testigos de su bravura, de la sed que apaga los restos del naufragio. Tras la niebla parece brillar algo: es el último pedazo de tierra que arde con aquellos que esperaban nuestro regreso.

NOCTURNA

Me masturbaba y una mosca se posó en mi miembro al momento exacto en que comenzaba a eyacular. El semen la mandó lejos. En la noche, mientras dormía, la sentí amorosa sobre mi boca.

NUTRICIA

Sentirte miserable, no por eso habrás de dejar el canto.

 

VÍCTOR RAÚL JARAMILLO