fbpx
Mancha negra y furia

Palabras al galope

16 / 02 / 2021

“Ya lo dijo un sabio: toda noche trae su fuego, mas no siempre es prudente sostener la antor-cha cuando se busca salida”.

La palabra es un caballo que, en su carrera,

levanta polvo de los caminos

y obliga a los que pasan a bajar los ojos.

Edmond Jabès

Palabras al galope

 

AMOR

A medias tintas las páginas del amor son ilegibles.

ARITMÉTICA

Sumar dos manzanas más dos manzanas es una tarea manejable para el intelecto. Sobre todo si se tienen las dos manzanas y la noción de suma, además de la constante numérica que implica saber qué es “dos” y dónde se encuentra al momento de hacer la operación. El carácter del espíritu humano va más allá. Un poco, al menos. En él, toda suma es indefinible.

CAÍDA

Insistía en que su abuso lo hacía feliz. Una felicidad que se fue convirtiendo en una imparable desesperación. No pudo escalar el abismo. Era un gemido más, bajo el peso de la sombra. Hurgando en cada pliegue, tratando de hallar lo que ignoraba. Siempre anheló volver a la superficie, pero todo esfuerzo era en vano. El imán de la caída era más fuerte que su voraz decadencia. Hubo quien lloró la muerte de quien ya estaba muerto hace años. Aunque tratara de alzar la mirada, pese al fracasado intento por sonreír.

CALAVERA

El pobre se ceñía el odio en los puños y sus palabras no alcanzaban para algo más que la injuria: cúmulo de rabia en sus ojos afiebrados. El pobre idiota con el amor seco tras la seca calavera.

CAMBIOS

Dicen que debes cuidar tus palabras. Que una mala intención puede volverse en tu contra. Que pese a todo, es natural que al escupir hacia arriba la saliva caiga en tu cara, con mocos y un par de plumas de pájaro muerto.

CANIBALISMO

“Era tan flaca que me dejó con hambre”, dijo él. “Y eso que estaba dispuesta a calmar cualquier apetito”, remató el otro.

CONFIANZA

Crecer es de gente pequeña.

Palabras al galope

CORRESPONDENCIAS

El ser humano puede ser feliz, claro. Todo depende de sus posibilidades para entender la felicidad humana y el esfuerzo para alcanzarla. Tanto como el sufrimiento que lo aqueja y del cual es el único hacedor.

CRUZADAS

Galopaban con la cabeza alta. Todo era un cúmulo de gritos y calcinante terror, un llanto quejumbroso reverberando en los rincones. Se abrían paso con fuerza, decididos a imponer su espada. Un olor nauseabundo, insoportable, invadía los poblados. El fuego arrasaba con todo, convertía en cenizas cada gesto que no fuera digno de su cruz. Es cierto: la muerte campaneaba en los altares como una amenaza. Como si la vida fuera un festejo de bocas cerradas y llagas abiertas que nadie pudiese curar. Galopaban con la cabeza alta, ya lo he dicho. Con el odio en las pupilas, con el brillo del oro en sus sienes asesinas. Como si fueran un pozo abierto en el tiempo, engullendo todo a su paso. Levantando su estandarte acrisolado, izando su mentira, alimentando sus hogueras con miedo y confusión. Disfrutando el crepitar de las llamas que se extendían por los caminos, creciendo en cada casa, en cada cuerpo hostigado por los delatores. Quemando el conocimiento que desenmascaraba su atroz embestida. Sucedió, no lo dudes. Y aún no acaba.

DESTINO

Abrió los ojos como cualquiera. Lloró como quien descubre la imposibilidad. Su desnudez temblando: extrañeza de animalito desamparado buscando el pecho que le dará sosiego. Punto de partida, vértigo inicial como todo aquel que acaba de nacer. Y para convertirse en alguien cuyo propósito le done un nombre inconfundible, para alcanzar un lugar entre los demás, necesita más que un tiempo propicio, más que la complicidad del destino: requiere de un gran esfuerzo, de un azar que lo ame, de una voluntad que no termine por destruirlo.

DOMINGO

La fortuna de muchos, es su mayor desgracia. Hay quien victorioso y feliz clama por la muerte. No hay herida que soporte la sal, pero su influjo la cerrará. Si quieres seguir adelante, el pasado debe quedar atrás. No obstante, todo pasado es la voluntad que busca ser futuro. El presente es su realización. Pero cada cual vive el tiempo que imagina. Ya lo dijo un sabio: toda noche trae su fuego, mas no siempre es prudente sostener la antorcha cuando se busca salida. Hay quien va tras de ti y necesita esa llama para salir airoso como tú. Y también quien espera la ocasión para robarte lo que posees. No todo lo que llevas contigo te pertenece: si tienes algo de valor, que no brille en todo momento. Si sabes ser sombra entre las sombras, la luz estará contigo. Cuando una estrella guía tu camino, recuerda que ya ha muerto. Hay muertos que aún siguen a nuestro lado, sus voces parecen decirnos lo que ya sabíamos y no quisimos escuchar de la boca de los vivos. Prefieres vivir, mas la vida no siempre está a favor de la vida. No olvides a quienes caminan sobre cadáveres. Una muerte a tiempo puede significar una larga existencia, lo sabes. Pero la eternidad no es permanencia, solo un instante donde todo confluye, una fugacidad vivida a plenitud. En ella nada sobra y nada falta. Esa es la conciencia de aquellos que saben quiénes son, y se han ganado todos los nombres. Si respondes a un sí o a un no sin meditar, podría ser tu fin. Mejor seguir en silencio que pregonando a viva voz lo que otros esperan escuchar para lanzarse sobre ti. Todo esto que te digo, no lo digo yo. No sé lo que significa. Si me lo preguntas, no habrá quién responda.

ECLESIASTÉS

Todo es nuevo bajo el sol. Quien quiera repetir, que pague un tiempo justo. Si no tiene lo suficiente, que se joda.

ECOS

La vida es simple. Realmente no comporta ninguna dificultad. Somos nosotros quienes —al vivirla— hacemos de su canto un laberinto aquejado, envilecidos por pretensiones vanas y lamentaciones que entorpecen nuestro tránsito. Lo que nos falta es estar más atentos, dispuestos a recibir sin resquemores el deslumbramiento ofrecido por el día a día. Custodiar cada señal sin violentarla. Saber que todo cesa. Que el final —pese al decidido amor y a la poesía— es inevitable.

ERÓTICA

Si lo que pretendes es crecer, durar, no tendrías porqué matar a nadie. Busca la plenitud de los sentidos, el fulgor de tu cuerpo anudándose a otro cuerpo: acaso alcances, además, un lugar para el amor. No desistas. Cada éxtasis es una tumba menos. En todo caso, no podrás franquear tu final. Pero si una noche en que todo se abisma, logras amar completamente, ganarás mucho más que con un disparo.

EXIGENCIA

Se niega, se teme la libertad que se seca en nuestro interior e impide una vida auténtica. Ser libres implica tomar decisiones, arriesgarse a conocer a fondo, vivir sin miedo. Ponerle la cara al mundo por las decisiones tomadas, asumir las consecuencias sin importar premio o castigo. La libertad no es un pastel en la puerta de una escuela: es el peso de una gran exigencia. Los hombres y mujeres libres se podrían contar en los dedos de las manos.

VÍCTOR RAÚL JARAMILLO