fbpx
Literatura

El abrazo de la viuda negra: una grata revelación de fútbol, género negro y literatura

Por:
15 / 01 / 2020

El abrazo de la viuda negra, la nueva novela de Emilio Alberto Restrepo no sólo explora las posibilidades del género policíaco, sino también la relación fútbol y literatura. Una novela que se sale de todo convencionalismo en nuestra literatura local.

La relación entre el fútbol y la literatura en América Latina ha sido fuerte y productiva desde la primera mitad del siglo XX. Sería trillado, entonces, citar tanto a los autores que desprecian dicho deporte como a los que lo veneran (baste citar a Borges, entre los primeros, y a Galeano, Villoro y Fontanarrosa, entre los segundos).

En la literatura colombiana la producción, aunque no es muy abundante, tiene dignos representantes como Juan Estaban Constain y su obra Calcio; Ricardo Silva Romero y su novela Autogol; Jairo Aníbal Niño con su libro infantil Fútbol, goles y girasoles y la columna del profesor de la UPB Juan Carlos Rodas en el periódico El Espectador, que es constante en estos temas. A propósito, el mismo Rodas tiene publicados varios libros al respecto en la editorial de la UPB, en donde hay una colección (Fútbol y Letras) que recoge los ganadores de un concurso temático llamado ¿Cuál es tu cuento con el fútbol?; en dicha colección también hay libros de Reinaldo Spitaletta, David Corrales y otros autores.

De la misma editorial hay otro conjunto de libros policiacos que también llaman la atención. Con el nombre de Policías y Bandidos, esta colección recoge las aventuras de varios detectives locales. La serie es muy bella y muy bien editada, va por su número 12, y entre sus autores hay historiadores como Memo Anjel, guionistas como Verónica Villa, periodistas como John Saldarriaga y médicos-escritores como Emilio Alberto Restrepo.

Este último tiene un personaje muy entretenido y rico en matices y aventuras, Joaquín Tornado, un pajarraco que husmea  y escarba en las alcantarillas  y cloacas del bajo mundo de Medellín. Precisamente en una de sus historias, El abrazo de la viuda negra, se encuentra una nueva referencia de la relación fútbol y literatura. La narración transcurre mientras el sabueso investiga la muerte de un futbolista de élite –“el Santi Tarragona”, una especie de Falcao o de James Rodríguez- que, por supuesto, está casado con una modelo, y que al regresar a Medellín de vacaciones es emboscado y sufre un atentado que destruye de manera definitiva su rodilla y, con ella, su prometedora carrera deportiva.

Esta, en apariencia, es la excusa para contar una historia policíaca convencional pero ingeniosa, en la cual un detective privado, criollo y tercermundista, investiga un crimen que la policía no logra resolver y el que desde el principio intuimos que va mucho más allá de lo aparente, como debe ocurrir en toda buena novela negra.

Lo interesante es que la historia se sale del molde. Respetando los códigos y normas del género, está contada con un particular sentido del humor. La acción está dosificada; cada vuelta de página es una nueva sorpresa con giro de tuerca y los personajes están muy bien caracterizados. El detective es toda una figura y ni qué decir de su grupo de ayudantes.

Lo que aquí nos ocupa es que, además de ser una buena novela policíaca, toca el tema del fútbol. Fútbol y literatura. Una aproximación a una de las tantas zonas oscuras del deporte: la relación de los equipos con sus jugadores, las contradicciones entre ganadores y perdedores, las maquinaciones, conspiraciones y triquiñuelas…en fin, de la condición humana, ni más ni menos.

Muy recomendada esta novela corta del autor antioqueño Emilio Alberto Restrepo. Muy afortunada la veta que encontró en su detective Tornado, protagonista hasta ahora de cinco libros, algo inaudito en el mundo editorial colombiano. Muy loable el acompañamiento de la editorial de la UPB, que le ha apostado a una colección llamativa de novela negra, digna de ser presentada en cualquier escenario.

En resumen, El abrazo de la viuda negra, es una novela que merece su posición, tanto en la colección de literatura policíaca como en la selección de fútbol y literatura. Merece ser leída y difundida. Pinta muy bien la ciudad con sus pecados y nos habla del carácter humano, algo que el autor en su calidad de médico cirujano parece conocer muy bien.

Anótense el tanto, autor, personaje y editorial. Es un gol literario de antología.