fbpx
Música

Sheila Blanco, la cantante que viralizó a Bach y Mozart

15 / 02 / 2020

Luego de revolucionar las redes con un par de vídeos dedicados a estos compositores, Sheila Blanco habló con Laterales Magazine de su trabajo musical.

Mientras Sheila Blanco volaba hacia México, su celular casi explota. El 16 de enero publicó en sus redes sociales “Bach es Dios”, un vídeo de solo un minuto y 34 segundos en el que resumió la vida y obra del compositor Johann Sebastian Bach. Las redes estallaron. Sheila miraba alucinada las notificaciones y leía los mensajes de seguidores, amigos y familiares que no paraban de llegar.

Cuando se habla de composición

hay muchos autores que merecen un programa:

Mozart, Beethoven, Chopin, Debussy

Sheila Blanco, la cantante que viralizó a Bach y Mozart

todos ellos son irrepetibles

pero hay uno que es inigualable

porque su legado musical es colosal.

Es barroco, fastuoso, espiritual, indescriptible,

es la música de Dios: Johann Sebastian Bach.

Miles compartieron en sus redes este singular homenaje a uno de los imprescindibles de la música clásica. Los conocedores elogiaron la creatividad y rigurosidad con que Sheila contó varios hitos del compositor en tan poco tiempo, los apasionados de la música celebraron como si acabaran de escuchar una de sus cantatas y medios de comunicación de varios países hicieron eco de esta repentina “Bachmanía”.

Hace ya más de 3 siglos nació

y sus obras se escuchan cada día,

¿qué habría hecho Bach con un buen Instagram?

Si en el XVII hubiera habido Internet,

Bach tuiteando sus partitas, más retuits que Rosalía

y con su peluca blanca de Youtuber.

En tiempos donde el reggaetón es rey, Bach se puso de moda y Sheila Blanco fue centro de atención dentro y fuera de España.

Cantante, compositora, profesora y comunicadora, estudió piano clásico y Bel Canto, y por muchos años trabajó en la radio, la que dejó por un tiempo para dedicarse por completo a la música. Además de interpretar música clásica, ha hecho jazz y fue vocalista en las agrupaciones Toch (con la que grabó su disco Sheila Down) y Larry Martin Band, llegando a presentarse en escenarios de España y otros países. Formó, junto al pianista Pablo Ruiz, el dúo Duette; colaboró con artistas como Raphael, Alejandro Sanz, Paco Ortega y Pastora Soler, y hasta hizo parte del coro de música góspel Black Light Gospel Choir y de la compañía de teatro infantil Sin fin.

A su larga trayectoria como cantante se suma la de profesora de canto, llegando a ser mentora en el programa de televisión A capella y vocal coach en la Voz Kids de España.

En la actualidad es vocalista del trío de jazz Puro Gershwin y, tras volver a la radio, trabaja en los programas La Ventana y Sofá Sonoro de la cadena Ser, donde habla de música y temas de actualidad, e imita a varias personalidades españolas. Hace poco realizó Cantando a las poetas del 27, un disco en el que musicaliza poemas de Carmen Conde, Ernestina de Champourcin, Concha Méndez, Elisabeth Mulder y otras poetas integrantes de este movimiento que revolucionó la poesía en España, pero que por el machismo fueron relegadas al olvido.

El reconocimiento que obtuvo tras Bach es Dios la animó a hacer un nuevo vídeo dedicado a otro genio de la música, “Mozart, un niño genial”. Como hizo con Bach, en pocos minutos revivió varias de sus gestas, el genio precoz de Salzburgo también se puso de moda y los elogios a Sheila no tardaron en llegar.

¿Cómo recibiste el impacto que provocó Bach es Dios y los comentarios que te hicieron en redes sociales?  

El impacto fue tremendo porque no esperaba para nada que tuviera esta repercusión. Yo en mis redes sociales otras veces he subido canciones y otro tipo de divertimentos musicales, y nunca habían tenido este alcance. Entonces estaba alucinada porque también mis amigos más allegados y mi familia me empezaron a decir que estaban recibiendo el vídeo por todo tipo de sitios. Y  luego la unanimidad estupenda de la gente que le encantaba el vídeo, los padres, los profesores, sobre todo por esa característica didáctica y lúdica que tiene, fue tremendo. Yo además estaba subida en un avión [porque] me iba para México a presentar mi disco y estaba recibiendo los mensajes alucinada.

Más allá de tu gusto por Bach y Mozart, ¿qué te motivó hacer Bach es Dios y luego Mozart, un niño genial?

Sheila Blanco, la cantante que viralizó a Bach y Mozart

Mi motivación para hacer Bach es Dios fue la excusa de una sección para un programa de radio donde trabajo de la cadena Ser: tengo una sección de humor y música en la que canto, hago imitaciones y aprovecho noticias de actualidad para hacer mi sección. Como esa noche, el 16 de enero, tocaba en Madrid Noa, la cantante israelí; y ella hace una versión de la  Badinerie pasada a jazz swing y en inglés que se llama “No, baby”, pues yo decidí hacerla con la Badinerie auténtica de Johann Sebastian Bach y además contar la historia de este músico que me encanta desde siempre. Y la motivación con “Mozart, un niño genial” fue algo distinta porque ya habiendo el éxito que tuvo en redes “Bach es Dios”, que no esperaba fuera tan exitoso, [me planteé] hacer una serie que he bautizado como BioClassics y que espero siga en los meses siguientes.

¿Cómo fue la preparación de ambos vídeos? ¿Cómo lograste condensar la vida y obra de ambos músicos en un minuto y medio?

La preparación empieza por elegir una música que me guste de los compositores, después agrupar todos los hitos de la vida de estos músicos que yo conozco y también leer otros artículos, la Wikipedia y demás. Una vez tengo la música y los puntos que quiero destacar de cada vida, pues ya es con un poquito de sentido del humor y de ingenio sentarme en la mesa a escribir, tratar de rimar y de hacer encajar las palabras en la música.

¿Por qué seguir escuchando a Bach y Mozart? ¿Qué pueden decirnos en el presente ambos compositores? 

Bach, Mozart y la lista es… no interminable, pero casi. Yo creo que la música clásica es un legado muy beneficioso para el ser humano, hay muchísimas frases estupendas que así lo confirman y cualquier persona que haya escuchado detenidamente, sentada y tranquila, una obra de música clásica se da cuenta de que hay algo que te cambia, te mueve el alma y tranquiliza; los efectos curativos de la música clásica son incontestables y nos tienen mucho que decir. En la música clásica está todo, todo lo que escuchamos ahora es una evolución de entonces y es muy importante conocer esas raíces, de dónde viene la música que escuchamos ahora. Creo que esas son las dos grandísimas razones para seguir escuchando a Bach, Mozart y todos los grandes compositores que tenemos la suerte de tener ahí, en multitud de grabaciones de grandes intérpretes.

A simple vista, y tras el impacto de ambos vídeos, pensaría uno que hay un público más abierto a la música clásica ¿Crees que es así o todavía siguen los prejuicios en torno a ella y la masividad de las redes sociales qué tanto pueden ayudar a derrumbarlos?

Yo creo que sí, que hay por un lado prejuicio y tiene mucho que ver también con desconocimiento, con no haberle dado una oportunidad a la música clásica; y efectivamente las redes sociales, que han democratizado y globalizado tanto la información, pueden ayudar a que la gente le dé una oportunidad y se deje enamorar de la música clásica.

Hay un elemento que destaca en ambos vídeos y es el humor. De hecho, en otras ocasiones has acudido a este al parodiar conocidas canciones, como “Trifachito”, parodia de “Despacito” que refleja la actual situación política de España, especialmente el ascenso de la extrema derecha. ¿Qué opinas de esa relación música-humor y qué tanto puede ayudarnos a aprender sobre un par de compositores o poner contra las cuerdas a los poderosos?

Bueno, el sentido del humor es importantísimo para todo: para vivir, para estar bien, para ser feliz, para desestresarse, y por supuesto, para intentar tomarse la vida un poquito menos en serio y estar mejor con uno mismo. Con la política funcionó y el efecto sentido del humor-música creo que es infalible. Tenemos que encontrar el tipo de humor que nos hace gracia e ir a por ello, hay que reírse más de uno mismo y saber ver el lado divertido y lúdico de todo.

Has hecho jazz y participado en agrupaciones como Larry Martin Band. ¿A qué se debe tu predilección por el jazz y cómo ha sido tu inmersión en este género?

El jazz para mí fue una música que me atrapó desde adolescente; cuando yo estudiaba música clásica de repente empecé a escuchar esa música con esas tensiones, esas improvisaciones, esas y esos cantantes, esos quiebros rítmicos, o sea, evolucioné hacia ella como evolucionó la propia música.

Yo venía de estar tocando Bach, Mozart y tantos otros en el piano clásico, y de estudiar canto lirico, de repente apareció ante mí el jazz y fue como “uy, yo quiero saber más de esta música”. Y la inmersión fue absoluta, porque tuve la suerte en 2010 de entrar a cantar con un quinteto que llevaba mucho tiempo tocando y era uno de los que más trabajaba en la escena jazzera de España, Larry Martin Band, y aprendí muchísimo. Me llamó la atención esa evolución, esa sonoridad tan diferente, ese ritmo frenético y esas armonías maravillosas que te ofrece el jazz. Sí, a mí me atrapó desde que empecé a escucharla y me parecía muy interesante descubrir cómo funcionaba y cómo me sentía yo cantándola, y así fue, fue una inmersión total y me siento muy afortunada de haber conocido el jazz desde dentro y como vocalista.

Eres cantante, compositora y comunicadora. ¿Cómo ha sido tu experiencia en medios y qué perspectiva de la música te has forjado en ellos?  

Estudié Música desde muy pequeña, después Periodismo y tuve la suerte de trabajar primero en radio como periodista y, después de dejarlo para dedicarme a la música, volver a los medios desde la perspectiva de la música, volver a la tele con La Voz Kids como vocal couch y a la radio con una sección musical en La ventana de [Carles] Francino y El Sofá Sonoro con Alfonso Cardenal. Me siento muy afortunada porque efectivamente he podido aunar esas tres disciplinas como cantante, compositora y periodista. Creo que el panorama es muy alentador porque realmente hay mucho espacio para poder hablar de música, hacer música y seguir aunando estas disciplinas que a priori pueden parecer que no tienen mucho en común, pero para mí sí que lo tienen.

También eres profesora de canto y tienes tu propia metodología en técnica vocal moderna. Háblanos de esta metodología y qué habilidades buscas potencializar con ella.

Más que una metodología, lo que he logrado desarrollar es esa intuición para saber qué necesitan los alumnos trabajar. Más allá de lo que ellos te dicen que quieren trabajar, en qué les puedes ayudar tú, qué información puedes pasarles para mejorar su voz, para que canten más a gusto, para desarrollar su emotividad al cantar, para desarrollar su técnica y que no se hagan daño.

Siempre insisto en dos conceptos que hoy en día, por lo que se escucha, están un poco equivocados: por un lado, el volumen; no es verdad que la persona que canta con más volumen o tiene más potencia tiene mejor voz, simplemente tiene más volumen. Esto es una cosa que se confunde mucho con lo del vozarrón, “tiene vozarrón”, [pero] se puede tener una voz pequeña y preciosa, tremendamente afinada, y cantar con una musicalidad y un gusto que te deja totalmente alucinada. Y, por otro lado, lo de cantar más agudo: las chicas siempre quieren llegar más arriba y los chicos también, y aparte de que soy una defensora acérrima de las voces graves tanto en chicos, como en chicas, creo que es un error pensar que quien canta más agudo canta mejor. No es verdad, quien canta más agudo pues a lo mejor tiene las cuerdas vocales más largas o la laringe más chiquitita y por eso canta más agudo. No hay que tender a cantar más agudo, ni hay que tender a cantar más fuerte, creo que es eso, son dos conceptos que intento cuidar mucho en mis clases.

Háblanos de tu más reciente proyecto, Cantando a las poetas del 27. ¿Cómo fue tu encuentro con estas poetas y de qué manera lograste musicalizar sus poemas?

Estoy totalmente enfrascada, enamorada, metida y focalizada en este disco. Ya empezó hace cuatro años la andadura cuando descubrí esta generación, empecé a conseguir sus poemarios, leer sus biografías y a recabar la información, que en muchos casos no ha sido nada fácil porque es verdad que a estas mujeres, por la situación histórica española, de repente la Guerra Civil y el Franquismo las invisibiliza del panorama. Para mí descubrirlas fue un reto y también una cuestión de poder aportar mi granito de arena para darlas a conocer y que la gente se interese por leerlas y conocerlas, así tomé la responsabilidad de ponerle música a su poesía. Creo que la música es un arte tremendamente accesible para todo el mundo, [mientras] la poesía no es tan accesible en algunos casos, pero si mezclas la poesía con la música el mensaje es más potente, si la música realmente acompaña bien al poema y las emociones de los versos. Y en esas estoy, está siendo precioso, me siento parte de un engranaje al dar a conocer a estas poetas y creo que cualquier manera de visibilizarlas y ponerlas al servicio de la gente es muy bien bienvenida.

Hace poco estuviste en México presentando este disco. ¿Qué otros países de Latinoamérica piensas incluir en tu itinerario? ¿Colombia está en tus planes?

Me encantaría poder presentar este disco en toda Latinoamérica. Me gustaría muchísimo porque además creo que el idioma español es algo que nos une a todos y si bien la música puede llegarle a otras personas que no hablen español, a todos los que entiendan los poemas, a todos los hispanohablantes, no une y nos llega. Creo que tenemos ahí un legado tremendo que hay que compartir. Me encantaría volver a Colombia: estuve una ocasión en Bogotá y me encantaría volver a Colombia, a todas las ciudades o pueblos, todos los sitios que quisieran escuchar este disco. Al haber estado en México empecé [a hacer] relaciones allí con más gente para poder volver; hay un sitio que me gustaría ir que es la Feria [Internacional del Libro] de Guadalajara, una feria de literatura muy importante. En Latinoamérica solo he estado en Colombia, México y Uruguay, pero me encantaría volver cantando a todos estos sitios.

Después del éxito de “Bach es Dios” y “Mozart, un niño genial”, ¿a qué otros colosos de la música vas a homenajear con tus vídeos?

Espero poder homenajear a los grandes que me gustan y seguir con la lista. Me gustaría incluir a alguna mujer, porque de haberlas las había, pero por las circunstancias históricas no pudieron tener el apoyo, ni la dedicación ni el reconocimiento que tuvieron los compositores. Es una de las cosas que me gustaría poder incluir. Y del próximo [vídeo] puedo dar una pista: es un compositor muy importante este año por el aniversario que se cumple.